Los pies realizan cada día la dura labor de soportar nuestro peso, recorrer grandes distancias y sufrir el desgaste por dichas actividades. Por ello, es común que al finalizar la jornada tengamos los pies adoloridos, hinchados o cansados. Son una parte de nuestro cuerpo que merece especial atención por el enorme esfuerzo que realiza.

Nuestros pies también necesitan un descanso. Podemos emplear cremas, jabones especiales y todo tipo de producto cosmético para aliviar el dolor. Mejor aún, podemos combinar elementos como un spa para pies, el cual brindará a nuestro cuerpo en general una sensación de alivio y relajación. Está comprobado que el spa para pies reduce la ansiedad y mejora la circulación de la sangre, de modo que el bienestar será para todo nuestro organismo.

Muchas personas consideran que tener un spa para pies en casa demanda un gasto innecesario o es un lujo. Lo cierto es que no necesitamos una gran inversión para instalar un spa en casa con sistema hidromasaje, lo cual nos proporcionará un espacio en el cual podemos descansar y liberar el estrés propio del día a día. ¿Qué necesitamos?

Ocho pasos para hacer un spa en casa

Ocho pasos para hacer un spa en casa

1. Crear el ambiente. Debemos escoger el lugar en el cual tendremos el spa para nuestros pies. Luego, debemos atenuar las luces y poner música relajante. Una opción interesante es encender velas y tener listos materiales como toallas, exfoliantes y lociones. El spa puede instalarse en cualquier espacio: en la habitación, sala, baño, etc.

2. Llenar una tina con agua tibia. Cualquier recipiente de plástico donde podamos descansar nuestros pies será útil. Si queremos mejores resultados, podemos optar por una tina que cubra la media pantorrilla. Hay tinas diseñadas especialmente para los pies, con lo cual obtenemos un resultado más sofisticados. Como tip, podemos agregar canicas para darnos un masaje de pies con ellas.

3. Añadir hierbas o aceites. En el mercado tenemos sales marinas, espuma de baño, hojas de menta, aceite de almendras y una infinidad de productos para echar a volar nuestra creatividad. Debemos escoger aquel que nos proporcione un olor más agradable.

4. Sumergir los pies. El siguiente paso es introducir los pies en la tina por un espacio entre 10 y 15 minutos. Al mismo tiempo podemos leer un libro, escuchar música o realizar un tratamiento facial, por ejemplo.

5. Exfoliar los pies. Solo necesitamos un cepillo para exfoliar y dar a nuestros pies un tratamiento simple. Hay que enfocarnos en los talones, la zona donde aparecen más callos. Para un mejor resultado, podemos emplear una piedra pómez.

6. Continuar el masaje. Es momento de relajar los pies con las canicas o darnos un masaje con nuestras propias manos.

7. Usar el hidratante. Primero debemos secar nuestros pies y luego masajear una loción en los pies o un aceite corporal. Por último, debemos colocarnos unas medias de algodón y dormir con ellas toda la noche.

8. Hacer una pedicura. Debemos limpiar debajo de las uñas de pies con un cepillo y luego cortarlas.

Anuncios

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here