A lo largo de nuestras vidas se presentan problemas que difícilmente sabemos cómo resolver. El miedo nos paraliza y las inquietudes se apoderan de nosotros, por lo que terminamos buscando respuestas en las opiniones de los demás, en métodos como el tarot sí o no o simplemente retrasando al máximo el momento de la decisión. Al fin y al cabo, nuestra vida se construye a medida que se encadena nuestra toma de decisiones, y en muchas ocasiones no somos conscientes de la magnitud que adquiere cada uno de nuestros pasos.

Lo mejor es siempre mirar a la verdad a la cara y afrontar las consecuencias de nuestras acciones, esperando que éstas sean las deseadas. Por supuesto, esto es algo fácil de decir y difícil de hacer, pues no todos los movimientos dependen de nosotros mismos. Es por ello que, si te cuesta tomar decisiones por norma general o te encuentras en una encrucijada emocional y necesitas un empujón, hoy queremos compartir contigo una serie de consejos útiles que te ayudarán a poner la situación en perspectiva para poder tomar el rumbo más acertado. ¿Nos acompañas?

4 Consejos indispensables para tomar decisiones importantes

Consejos que te ayudarán a tomar decisiones importantes 2

1. El primer paso es mejorar tu autoestima

La autoestima es la manera en la que nos juzgamos y evaluamos, y si ésta falla, probablemente terminen fallado los demás aspectos de nuestra vida. Una de las principales consecuencias de nuestra falta de autoestima es la pérdida de control sobre nuestra propia vida, por lo que es de vital importancia trabajar en convertir nuestra estima en un pilar sólido. Sólo de esta manera podremos asegurarnos de saber qué camino debemos tomar sin dejarnos influenciar demasiado por pensamientos negativos.

Ahora bien, ¿es fácil mejorar tu autoestima? Fácil o difícil, tienes la suerte de que se encuentra en tus manos, y que sólo depende de ti llegar a quererte como te mereces. Lo primero que debes hacer es dedicarte tiempo: tiempo para valorar qué te hace sentir bien, para pasar con tus seres queridos y sobre todo para entender que si no te cuidas a ti mismo, nadie más lo hará por ti. Escúchate, mímate y actúa en consecuencia a tu esencia.

2. Evita sentirte presionado socialmente

La presión social está a la orden del día y parece manifestarse cada vez con más intensidad en nuestra sociedad. En mayor o menor medida, todos somos sus víctimas; algo verdaderamente preocupante, teniendo en cuenta que nos aleja de nosotros mismos. Nadie
es inmune a ella, aunque lo crea, pero lo importante es ser consciente de que uno no debe dejarse llevar por las opiniones de los demás, aunque sea muy fácil que pueden llegar a modificar tus pensamientos.

Por supuesto, debes tener en cuenta los consejos de aquellos en quienes confías y que sabes que te dicen las cosas por tu propio bien, pero debes tener muy presente que existe una gran diferencia entre un consejo y una directriz. Toma conciencia de estos procesos y no dejes que la opinión de los demás condicione tus decisiones.

3. Identificar cuáles son las consecuencias

Algo que también te recomendamos encarecidamente es que si te encuentras en una situación complicada en la que no sabes cómo reaccionar, te tomes el tiempo necesario para meditarlo (eso sí, para pensarlo, no para retrasarlo). Valora en primer lugar las consecuencias que tendrían todas y cada una de las opciones que te has planteado: esto te ayudará a poner las cosas en perspectiva y descartar algunas de tus reacciones.

De esta manera, poco a poco, llegarás a la mejor de las panorámicas que te hayas planteado. Además, te recomendamos que también dispongas siempre de un plan B por si tu primera apuesta no funciona como habías planeado. Nunca está de más ser previsor y adelantarse a los posibles movimientos menos esperados.

4. Pierde el miedo a los cambios

En completa consonancia con el punto anterior llega el cuarto de nuestros consejos. Si las cosas no marchan bien, no te paralices: piérdele el miedo a los cambios. Piensa que toda situación crítica conlleva una serie de consecuencias especialmente positivas para ti a largo/medio plazo.

En primer lugar, te permitirá conocer mejor cuáles son tus capacidades de adaptación (que seguro serán más de las esperadas, lo que fomentará tu amor propio) y, seguidamente, también actuará como una especie de filtro para determinar cuáles son los factores más importantes de tu vida, a qué no estás dispuesto a renunciar por nada del mundo.

Esperamos que nuestra selección de consejos para tomar decisiones complicadas haya sido de tu agrado y que, sobre todo, comiences a poner en práctica todo lo comentado. Déjanos en los comentarios qué te han parecido y comparte con nosotros tus experiencias relacionadas. ¡Estamos deseando conocerte mejor!

Anuncios

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here