En estos largos meses desde que se convocaron las elecciones generales para el día 28 de abril, nos encontramos casi cada día con actualidad política referente de manera prácticamente exclusiva al estado de los partidos políticos. Esto, que es habitual en campaña electoral, se ha extendido hasta cualquier momento del año, y la realidad es que vamos a seguir oyendo hablar de encuestas, pactos electorales, dardos que se lanzan unos candidatos a otros y propuestas durante el próximo mes, ya que a finales de mayo tienen lugar los comicios municipales, autonómicos en muchos territorios y europeos.

Ante esta realidad, el marketing político y el área de la comunicación se posiciona como una disciplina de gran relevancia en el mundo formativo. Las campañas electorales, y vemos que ya campaña es todo el año, tiene la misma base que cualquier campaña promocional, pues se dirige a un público concreto y pretende ofrecer soluciones a sus necesidades.

Los análisis de los politólogos son muy demandados por los medios de comunicación, así como de especialistas en sociología, pues son los que permiten ir más allá de los simples mensajes que lanzan los partidos políticos, o lo que es más importante, son los que deciden qué mensajes lanzan los líderes para convencer a más electores y obtener más respaldo en las encuestas y finalmente en las elecciones.

Comunicación y marketing político, cinco razones para especializarse en esta disciplina

Marketing Político 2

Vivimos en la era de la comunicación, especialicémonos en comunicación

En una época como la actual en la que no importan tanto las ideologías políticas sino el modo de transmitir esas ideas, parece una insensatez que los políticos no se rodeen de especialistas en comunicación y marketing.

En 2008 el candidato a la presidencia de Estados Unidos Barack Obama marcó todo un hito en la campaña con su lema “Yes, we Can”. Su presencia poderosa, su carácter cercano con los votantes y una magnífica campaña de marketing político permitió a Obama convertirse en el primer presidente afroamericano de los Estados Unidos en su historia.

Cuatro años más tarde, consiguió repetir mandato, algo que es habitual en Estados Unidos, pero sin duda fue esa primera campaña la que desde entonces es estudiada en las principales facultades de ciencias políticas, sociología y marketing y comunicación.

Durante sus ocho años de mandato, Obama continuó sirviéndose de su imagen para seguir resultando atractivo tanto en sus votantes como en las personas que no lo eligieron como presidente.

No cabe duda de que este es un claro ejemplo de cómo la comunicación política y el marketing electoral pueden ayudar a conseguir buenos resultados en procesos electorales, de ahí que muchos aficionados a esta rama social, de la comunicación y las ciencias políticas, se interesen por una maestria en marketing politico.

Las oportunidades de empleo

Un segundo motivo para especializarse en esta disciplina es la posibilidad de crecer laboralmente, tener más oportunidades en el campo de la asesoría política y la comunicación. Aunque no cabe duda de que la política crea cierta sensación de hartazgo entre la población, la realidad es que en los medios de comunicación las horas y los medios dedicados a la información política son cada vez mayores.

En redes sociales también observamos este fenómeno y algunos partidos políticos de nueva creación aprovechan estas nuevas formas de comunicación para ser más conocidos entre la población.

Así, desde el Centro de Estudios Superiores de Comunicación y Marketing Político, CESMOPOL, dirigido por el doctor y analista político Julio César Herrero, propinen diferentes másters y títulos formativos para especializarse en esta materia y tener más opciones de alcanzar una carrera profesional exitosa.

Marketing Político 3

Conseguir los objetivos propuestos, fidelizar a los votantes

El marketing político aúna lo más esencial de las ciencias políticas pero añade herramientas de la comunicación para desarrollar estrategias determinadas encaminadas a conseguir los objetivos fijados.

Así, los profesionales de esta rama se convierten en consultores esenciales para los partidos políticos a la hora de preparar sus campañas electorales, cómo llevarlas a la práctica y saber en qué modo han de dirigirse a la sociedad y transmitir sus mensajes e intenciones.

Los gabinetes de comunicación de partidos políticos son, a día de hoy, equipos multidisciplinares que requieren profesionales llegados de diferentes áreas de las ciencias sociales, y por supuesto el marketing político es una de ellas. El objetivo final es, como comentamos, ser atractivos ante los electores, fidelizarlos y ampliar ese número.

Obtener réditos electorales propios

Cuando se habla de marketing político y de comunicación se fija mucho la atención en asesores políticos, gabinetes de comunicación, politólogos e incluso periodistas especializados en el área política. No obstante, no siempre caemos en la cuenta de que son los propios políticos los que pueden obtener réditos con esta disciplina.

Los estudios en marketing político, por otra parte, están especialmente diseñados para profesionales del mundo de la política, para que adquieran capacidades para lanzar sus mensajes de manera eficaz frente a sus electores, sin que esto impida que puedan ser asesorados por otros profesionales con formación similar.

Una formación integral

Una última razón que anima a mucha gente a estudiar comunicación y marketing político es que se trata de una formación integral, pues en ella se abarcan áreas como las relaciones públicas, la publicidad, el comercio, la sociología, el marketing y la política.

Con estos estudios se van adquiriendo importantes habilidades sociales como la responsabilidad, la gestión del tiempo, la empatía con los demás, ciertas habilidades de investigación y la capacidad para diseñar estrategias a medio y largo plazo.

Anuncios

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here