En un mundo de ritmos cada vez más veloces, tenemos menos tiempo para nosotros mismos. Con largas jornadas de trabajo, altas cuotas de estrés y mucho tiempo invertido en el tráfico urbano, son pocas las horas con las que contamos para cuidar de nuestro cuerpo con ejercicios y una alimentación saludable. Las opciones para comer fuera de casa suelen ser en su mayoría, altamente calóricas, llenas de harinas y frituras. Pero con un poco de voluntad, sencillas recetas y útiles complementos nutricionales como los de meritene, puedes cuidar de tu salud y buen estado físico.

Asociamos la alimentación saludable a proteínas con poco sabor, lechuga, brócoli y demás vegetales, y una ausencia total de los sabores dulces por los que casi todos deliramos. Pero no tiene por qué ser así del todo. Existen opciones de postres saludables y con pocas calorías, así como ricos complementos y batidos proteicos como el de meritene chocolate, que sustituyen una comida completa, con un sabor realmente delicioso.

Si estás pensando en renovar tus hábitos de vida, incluyendo recetas sencillas y saludables para tus comidas, que puedas empacar en las comidas de tus hijos cuando van a la escuela, o llevar en viandas para tu día laboral, a continuación te presentaremos algunas fáciles y deliciosas opciones para que te pongas manos a la obra, con los desayunos y meriendas más ricos y creativos.

Desayunos fáciles y saludables

  • Omelette de huevo con jamón: Uno de los desayunos más ricos, fáciles, rápidos y saludables, es esta opción que incluye huevos, algo de vegetales como cebolla, un par de lonjas de jamón, y si deseas, un poco de queso bajo en grasas. Lanzar los ingredientes en una sartén y esperar un breve tiempo de cocción es todo lo que tendrás que hacer para disfrutar de este delicioso y proteico desayuno.
  • Panqueques de avena y miel: Si quieres un desayuno de sabores dulces, pero que no te aleje de tu plan alimenticio saludable, esta es una buena opción. Puedes hacer unos dos o tres panqueques, con avena, agua, leche descremada y un poco de miel o edulcorante en la masa. Al estar listos, puedes servirlos con queso bajo en grasa, jamón de pavo, o rociarlas de miel natural.
  • Sándwich: Si eres de los que cuenta con poco tiempo en las mañanas antes de iniciar la jornada, esta es una opción clásica. Un par de rebanadas de pan integral alto en fibras, queso bajo en grasa, una lonja de jamón de pavo y unas rebanadas de tomate con una pizca de sal harán de éste un desayuno nutritivo y que saciará muy bien tu hambre.
  • Batido verde: Si te interesa hacer un pequeño plan de desintoxicación de tu organismo, un rico batido verde puede funcionarte como opción para el desayuno de unos cuantos días. Una buena receta es la que incluye acelgas, lechuga, semillas de lino, jengibre en polvo, y alguna fruta de tu preferencia, como uvas, mango o piña.

Meriendas ideales para la tarde

  • Yogurt con cubos de frutas: Si eres de los que sufre de ataques de hambre a mitad de la tarde, esta opción fresca y saludable seguro te gustará y te generará una agradable sensación de saciedad. Asegúrate comprar un yogurt descremado, y agrégale cubos de piña o melón que combinan muy bien, generando sabores cítricos y dulces.
  • Huevos duros: Quizás no sea fácil prepararlos al momento, pero si los llevas en una vianda y los mantienes refrigerados, seguro no te causarán problemas. Incluimos esta opción como merienda porque, si bien no es de las más prácticas, si es muy saludable, pues se trata prácticamente de proteína pura, que te alimentará y saciará tu hambre, aportándote pocas calorías.
  • Manzanas dulces: Esta es una opción simple que puedes hacer desde la oficina, si cuentas con un microondas. Toma una manzana roja o verde y córtala en trozos, espolvoréala con un poco de edulcorante, agrégale agua y hornéala por un par de minutos. Tendrás un postre delicioso y con muy pocas calorías.
  • Frutos secos: Entre las meriendas más recomendadas por los nutricionistas, están los frutos secos. Nueces, almendras, pasas y maní, se cuentan entre los principales. Además de ser ricos en grasas saludables, tienen un importante efecto en la sensación de saciedad. Ahora bien, es importante que no te excedas en su consumo, pues son altamente calóricos. Con un puñado de ellos será suficiente para una merienda sana.

La alimentación es de los factores más importantes que debemos cuidar, a la hora de mantener un buen estado de salud. Y es que aquella frase que reza “somos lo que comemos”, tiene mucho de cierto. El exceso en alimentos poco saludables como harinas, dulces o frituras, sólo se traducirá en patologías de salud como la diabetes, hipertensión, elevación de triglicéridos, problemas cardíacos, entre otros; mientras que la alimentación balanceada, saludable y natural, llenará a nuestro organismo de la energía y vitalidad que tanto valoramos.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here