El movimiento “Yo cuantificado”, o como lo llaman los anglo-parlantes “Quantified self“, es una tendencia reciente de la que se lleva hablando algunos años pero que empieza a popularizarse últimamente gracias a los “wearables”.

Básicamente consiste en monitorizar varios aspectos de tu vida diaria gracias a diferentes dispositivos. Esto nos permite mejorar hábitos, perder peso o simplemente saciar nuestra curiosidad en base a estadísticas.

Las herramientas que podemos usar para esta monitorización son también muy variadas y van desde lo más “low-tech” como libretas y bolis para apuntar datos, hasta dispositivos súper sofisticados y caros. Estos son algunos usos típicos:

Control del sueño

Se pueden utilizar apps para el móvil, relojes inteligentes, pulseras inteligentes o dispositivos más específicos. Normalmente se basan en los movimientos que hacemos al dormir para distinguir si estamos en una fase de sueño ligero, sueño profundo (REM) o si estamos despiertos.

La información que obtenemos nos puede ser útil para saber después de que cenas dormimos mejor, a qué hora estamos habituados a dormirnos o si en realidad hemos descansado esa noche.

Otra funcionalidad muy interesante que suele acompañar a estos dispositivos es la de despertarte en la “ventana ideal”. Esto es, introduces un margen de tiempo (p.ej. Me quiero levantar entre las 7 y las 7:30) y cuando llega la hora el dispositivo detecta cuando te encuentras en la fase más ligera de sueño y te despierta. Esto hace que te levantes sin esa sensación de pesadez tan molesta.

Yo cuantificado, midiendo nuestras vidas
Aplicación iOS para la pulsera Jawbone UP

Control de la alimentación

Existen múltiples aplicaciones para móvil que te permiten introducir los alimentos que comes. Estos los puedes buscar en las tremendas bases de datos de las propias aplicaciones, introducirlos tu manualmente o mediante código de barras. Estas aplicaciones normalmente te proporcionan consejos para comer de forma más saludable y/o para bajar de peso, además de una información nutricional muy completa sobre cada alimento.

Yo cuantificado, midiendo nuestra alimentación
como medir lo que comes

Control de pasos

Se pueden usar diversas aplicaciones o las pulseras inteligentes que incorporan un podómetro. Estas nos permiten saber cuántos pasos hemos dado en un día y su equivalencia en kilómetros. Hay un efecto psicológico en el hecho de utilizar este tipo de herramientas y es que sólo por monitorizar tus pasos, sueles estar más motivado para andar más, aunque no te lo hayas propuesto.

Contador de pasos
Aplicación iOS para la pulsera Jawbone UP

Control de ejercicio

Una de las mejores formas de monitorizar el ejercicio y las calorías quemadas es utilizar un dispositivo que nos permita controlar la frecuencia cardíaca. Estos normalmente constan de un reloj para ver la información y de una banda que se coloca en el pecho y que es la encargada en enviar al teléfono todos los datos referidos a nuestras pulsaciones.

Contador de ejercicio
Aplicación Nike+

Se pueden monitorizar muchísimas cosas más; yo por ejemplo además de todo lo anterior llevo un control de los libros que leo y a qué velocidad. En este caso, he descubierto, sin mucha sorpresa, que cuando más leo es en vacaciones. 😛

Y tú ¿Hay algún aspecto de tu vida que monitorices? Cuéntanoslo dejándonos un comentario más abajo. Recuerda que puedes seguirnos en FacebookTwitter o Google +.

1 Comentario

Dejar respuesta