La sociedad está cambiando. Que si las gafas de realidad virtual. Las neveras con wifi. El robot que te aspira toda la casa y ahora…¡las pizarras electrónicas y los iPads en las escuelas de primaria!. Sin embargo, en Silicon Valley, California -cuna de la tecnología, la innovación y el éxito-, lo tienen claro: ordenadores y escuela no se mezclan. Por eso, los altos cargos de empresas como Apple, Google o Ebay optan por una educación alternativa para sus hijos: las escuelas Waldorf. Un método que apuesta por el tradicional papel y lápiz en lugar de ordenadores y wifi.

Waldorf, la escuela que conquista a Apple y Google

¿Qué es el método Waldorf?

¿Te imaginas al hijo de un ejecutivo de Google tejiendo o cortando verdura en la escuela? Pues sí.

Tejer calcetines para potenciar la resolución de problemas y la coordinación o cortar frutas y verduras para aprender fracciones son algunas de las técnicas creativas que utilizan este tipo de escuelas. Waldorf busca alejarse de las técnicas clásicas de aprendizaje por repetición que sólo sirven para sacar una buena puntuación en el examen y centrarse en que los niños aprendan más y exploren más a fondo sus intereses. De lo que se trata es de aprender mediante la actividad física y las tareas manuales y creativas. De buscar la unión entre el conocimiento de los más pequeños y las actividades que susciten su curiosidad y les permita divertirse al mismo tiempo. Tal y como afirma una de las fundadoras de la escuela:“salir del intelecto y entrar en la imaginación”.

 

Resulta curioso ya que, pese a que más de tres cuartas partes de los alumnos de estas escuelas son hijos de altos cargos de las empresas tecnológicas más prestigiosas, éstos no se instruyen en la tecnología hasta llegados los 13 años. Y es que, hasta llegada esta edad, el niño solo quiere divertirse.

A diferencia de las escuelas clásicas, al tratarse de una iniciativa privada, sus exámenes no coinciden con los modelos oficiales. Sin embargo, se defiende que casi el 95% de sus estudiantes acceden a la universidad -y no a una universidad de pacotilla, sino a grandes centros como Berkeley o Vassar-.

A día de hoy California ya cuenta con más de 40 centros con este tipo de aprendizaje. Y, mientras la gran mayoría de escuelas presumen de ser las más tecnológicas, las Waldorf  se ciñen a un aspecto simple y retro, cuya única característica estética a destacar son las pizarras con tizas de colores.

¿Por qué las escuelas Waldorf?

Si nos paramos a pensar nos preguntaremos… pero, ¿porqué los hijos de los gigantes de la tecnología apuestan por una educación alejada de los ordenadores? Las razones, para los defensores del método, son muchas. En primer lugar, el uso de ordenadores en la enseñanza primaria provoca una perturbación del aprendizaje. ¿Que qué significa esto? Que si tu hijo aprende a través de iPads y pizarras electrónicas tendrá menos experiencias físicas y emocionales. Vamos, que acabará siendo muy parecido a ese milagroso iPad que le enseñó a ser así. Además, por no hablar de la asfixia que sufrirá el pensamiento creativo del niño. Lo mismo ocurrirá con su movimiento y sus capacidades para interactuar con el resto de seres humanos (que no iPads).

Por si esto no fuera suficiente para convencerte sobre el método de aprendizaje del futuro, añado que incluso los propios niños son defensores del método papel y boli. De hecho, uno de sus alumnos  de 10 años defendió la escritura a mano alegando que de esa forma podría ver su progreso en la escritura. Algo totalmente imposible con la escritura en los ordenadores. Además de evitarte grandes problemas en el caso de derramarse agua o haber un fallo eléctrico en el ordenador.

Precio de las escuelas Waldorf

Y estarás pensando.. ¡joder! mis hijos tienen que estudiar en una escuela de este tipo sí o sí. Pero la respuesta es: va a ser que no. ¿Por qué? Porque por desgracia, lo de bueno, bonito y barato escasea tanto en España como en todo el mundo. Así que toma asiento y respira hondo porque a continuación hablamos de cifras y entenderás porqué tres cuartas partes de sus alumnos son hijos de la élite mundial.

Waldorf, la escuela que conquista a Apple y Google

El precio de una de estas escuelas se podría equiparar sin problema con la escuela más tecnológica e innovadora del universo. Las tarifas para la etapa infantil y de primer grado oscilan entre los 20.000 dólares al año aproximadamente. Mientras que las tarifas en secundaria asciende a casi 30.000 dólares. En resumidas cuentas, la educación de los hijos de la élite cuesta al rededor de unos 240.000 dólares. 

¿Solo para Apple y Google?

En conclusión, ¿podemos decir que Waldorf es el método del futuro? Sí y no. Sí, ya que este método de enseñanza -a diferencia de la gran mayoría de ellos- rehuye del tradicional método de empollar y vomitar; y apuesta por enseñar a pensar a través de la creatividad. La parte del No creo que queda más que clara. No es novedad que la gran mayoría de la población mundial no puede permitirse un sistema educativo tan jodidamente caro. Entonces, teniendo en cuenta que las empresas que pueblan Silicon Valley tienen el poder económico y la influencia necesarias como para convertirse en motor del cambio del sistema educativo, ¿qué harán? ¿se ceñirán a disfrutar entre la élite del mejor sistema educativo? o por lo contrario, ¿apostarán por unir sus fuerzas y luchar juntos por lograr un cambio real?

Waldorf, la escuela que conquista a Apple y Google

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here