La contratación de sistemas de seguridad ha crecido mucho en los últimos años, tanto para particulares, como para negocios. Este repunte viene reforzado por la evolución tecnológica que está experimentando el sector. Las alarmas clásicas, esas cajas blancas visibles a los ojos de todos, han dejado paso a sistemas más sofisticados que refuerzan la previsión sin renunciar a la actuación; los sistemas de alarmas actuales están gestionados por personal cualificado que conoce los protocolos de actuación para cada una de las situaciones que se puedan presentar.

La videovigilancia se está convirtiendo en la gran estrella de los sistemas de seguridad. Se trata de un método de vigilancia mediante cámaras de vídeo situadas en puntos estratégicos que son monitorizadas desde una central receptora de alarmas (CRA). El avance en el desarrollo de las cámaras y la mejora de los servicios de internet posibilitan una amplia oferta en estos servicios de seguridad. Las empresas del sector están amoldándose a los tiempos que corren y las variadas opciones de contratación buscan adaptarse a las demandas de los clientes. Tienen distintos paquetes en los que los usuarios pueden optar por comprar o por alquilar el material.

Videovigilancia 2

El éxito de la videovigilancia está sustentado en las muchas ventajas y facilidades que ofrece. El primer paso es realizar un estudio específico acorde a las necesidades de cada cliente, algo de lo que se encargan técnicos especialistas que saben qué es lo más idóneo para cada caso. Las cámaras de vídeo cuentan con distintas calidades y resoluciones con la idea de ajustarse a las necesidades de cada cliente. Existen aparatos interiores y exteriores, fijos, para cubrir un punto concreto, o motorizados, con un campo de visión mucho mayor que puede llegar hasta los 360º… en definitiva, modelos para satisfacer todas las exigencias. La colocación de los dispositivos la realizan instaladores profesionales para evitar que se produzcan fallos y que no queden puntos de visión sin grabar. La CRA, en las que trabajan vigilantes cualificados que velan por la seguridad de sus usuarios las 24 horas del día, permiten que los clientes no tengan que estar pendientes de lo que sucede en sus viviendas o negocios.

En caso de haber una incidencia, estos profesionales se encargan al instante de verificar si se trata de una falsa alarma o de avisar a la policía si fuera necesario. Para aquellas personas interesadas en revisar de primera mano su hogar o su local, existe la posibilidad de visualizar las imágenes en tiempo real y desde cualquier lugar; solo es necesario un teléfono inteligente con conexión a internet al que enviar la señal. Las imágenes, de gran calidad, recogidas por las cámaras se guardan durante un tiempo que oscila entre los 7 días y los 30 en centros de datos de internet de máxima seguridad acordes a la Ley Orgánica de Protección de Datos para salvaguardar la integridad de los clientes pero también su derecho a la privacidad.

Videovigilancia 3

La contratación de sistemas de seguridad otorga otras ventajas como: rebajas en el coste de seguros, ya que suponen un plus de seguridad que no pasa desapercibido para las aseguradoras; aportan pruebas que pueden resultar definitivas en procesos judiciales y; gozan de un gran poder disuasorio. Por cosas como estas los sistemas de videovigilancia están ahora más de moda que nunca.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here