Aunque los diamantes son difíciles de replicar a causa de sus particulares cualidades, lo cierto es que en la actualidad ocurre más de lo que nos gustaría; y no sólo eso, sino que las copias pueden ser realmente convincentes. No obstante, si desembolsas una suma importante de dinero para comprar una de estas piedras preciosas, o si has heredado alguna de tus familiares, lo más lógico es que quieras asegurarte de su calidad. Y precisamente de ahí proviene la importancia de comprar joyas en un sitio que garantice la calidad y la procedencia de los diamantes sueltos.

Para alguien que no esté familiarizado con el sector de la joyería resulta más complicado distinguir un buen diamante de una falsificación. Sin embargo, existen una serie de métodos que pueden ayudarte a estar completamente seguro de su calidad, y en Modo Eficaz queremos queremos mostrártelos. A continuación, te ofrecemos los 6 pasos que deberás realizar para determinar si tu diamante se trata de uno real o falsificado.

Cómo reconocer un diamante real en 6 pasos

Como reconocer un diamante real 1

 

1. Comprueba el brillo de tu diamante

En primer lugar, deberás observar detenidamente el brillo de tu diamante, puesto que las piedras preciosas tienen todas un brillo particular. Concentrándonos en el de los diamantes, deberás cerciorarte de si los reflejos que emite son grisáceos. De ser así, tendrá más posibilidades de tratarse de un diamante auténtico; de lo contrario, probablemente estés ante una falsificación.

2. ¿Puedes leer a través del diamante?

En nuestro segundo paso, tendrás que colocar el diamante sobre un papel escrito, ya se trate de un libro o un periódico. Podrás determinar su autenticidad según puedas o no leer el texto que esconde debajo: en caso de poder hacerlo, se tratará de un diamante falso, en caso contrario, lo más probable es que tengas un diamante auténtico en tu posesión.

3. Respira sobre el diamante

El vapor desprendido por el aire se convertirá en tu aliado para saber si tu diamante es verdadero. Para ello, tendrás que respirar profundamente sobre él, teniendo en cuenta que en un diamante real la condensación se evapora rápidamente. Por tanto, si el aire exhalado permanece durante unos instantes sobre la piedra antes de evaporarse, lo más seguro es que se trate de una copia; de tratarse de una piedra original, la exhalación prácticamente no alteraría el diamante.

Como reconocer un diamante real 2

4. Revisa el desgaste de tu diamante

Como bien sabrás, los diamantes son principalmente conocidos por su dureza, su nitidez y su excepcional duración. Es por ello que, a pesar de que los diamantes reales pueden presentar imperfecciones, de existir numerosos rasguños o arañazos probablemente te encuentres ante un diamante falso.

5. Comprueba el peso del diamante con agua

El agua también puede ayudarte en tu objetivo, y el peso de la piedra una vez introducida en este líquido será determinante. Si el diamante es verdadero, se hundirá inmediatamente. Si es falso, podrías observar cómo permanece flotando en el agua en mayor o menor medida.

6. Coloca el diamante bajo una luz ultravioleta

Nuestro último método para ayudarte a distinguir la calidad de tu diamante se basa en la aplicación de iluminación ultravioleta. Si una vez enfocado te muestra un color azul, este hecho indicará que se trata de una piedra real. De hecho, cuanto más claro sea el color azul, más valioso resultará. En caso de no resultar azul, evidentemente se tratara de una copia no original.

Si cumpliendo con todos estos pasos todavía no terminaras de ver claramente la autenticidad o la falsificación del diamante, el último recurso sería acudir a un joyero profesional. Cuéntanos, ¿has tenido alguna vez en tus manos un diamante que no sabías si era auténtico? ¿Has puesto en prueba alguno de estos métodos? Déjanos un comentario contándonos tu experiencia, ¡estaremos encantados de conocerla!

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here