¿No te ha pasado que has pedido/cocinado pizza y al día siguiente querías comerte las sobras pero ya estaba muy seca?

¡Hoy te traemos un truco con el que esto jamás te volverá a pasar!.

Cómo se hace

Para hacerlo solo necesitarás

  • La pizza que sobró el día anterior
  • Un poco de aceite
  • Un chorrito de agua

Cuando lo tengas todo, coloca una sartén al fuego con un poco de aceite y añade la pizza cuando esté caliente ( así la masa no comenzará a absorber todo el aceite). Cuando la base de la pizza esté dorada, añade un chorrito de agua en la misma sartén, al lado de la pizza.

Por último, cubre la sartén y espera hasta que el agua se haya evaporado para retirar.

Y …¡que aproveche!.

Vídeo: El cocinero Fiel

Estudiante de Comunicación Audiovisual. Apasionada de las nuevas tecnologías y su incorporación en el entorno empresarial. Control de redes sociales y aplicaciones de uso corporativo.

Dejar respuesta