Muchas veces estamos en casa y queremos comer algo distinto, pero que podamos hacer con facilidad y con los ingredientes que solemos tener en nuestra nevera. Hoy en Modo Eficaz te traeremos una solución que estamos seguros que te servirá para esos momentos.

En este artículo aprenderás a preparar deliciosas tortillas francesas, un excelente plato para desayunar o cenar, para ti o para cuando tengas alguna visita que atender en tu casa. Se prepara en tan sólo 5 min y con ingredientes que siempre solemos tener.

Ingredientes:

– 2 huevos

– Jamón

– Queso

– 1 cucharada de aceite

– 1/4 cucharadita de sal

Opcionales

– Champiñones

– Cebolla y tomate

– Pimiento, lechuga y tomate

– Bacon

– Pimienta

Preparando nuestra tortilla francesa:

Este plato se puede preparar con muchos ingredientes, según el gusto de quien vaya a comerlo. De todas las formas queda muy rico, por lo que te recomendamos siempre probar con ingredientes distintos, para que consigas realmente la combinación que más te guste. Por lo que lo primero será definir con cuáles ingredientes usarás y tenerlos a mano.

Una vez definidos los ingredientes, pasamos a calentar el sartén donde cocinaremos nuestro plato. Cuando esté caliente añadiremos una cucharada de aceite, para que el huevo no se pegue y se cocine mejor. Ten en cuenta que siempre es más saludable cocinar con aceite de oliva y que si tu sartén está rayado, quizás necesites un poco más, para conseguir esto.

Mientras se calienta el sartén, iremos preparando la mezcla que hayamos decido usar para la ocasión. Para ello romperemos los dos huevos en un bol y los batiremos hasta que estén bien mezclados, luego añadiremos la sal, y los ingredientes que vayamos a usar (estos ya deben haber sido cortados previamente) en este caso el jamón, ya que el queso lo usaremos en los siguientes pasos.

Cuando nuestra mezcla esté lista y el sartén caliente, entonces la verteremos en él, asegurándonos que se distribuya equitativamente, consiguiendo una forma circular. Luego esperaremos unos 3 minutos aproximadamente (dependiendo del fuego y la cocina) hasta ver que nuestra mezcla ya no esté líquida, pero siga estando blanda. Debemos asegurarnos de ir levantando las orillas con una espátula, de manera que el huevo nunca se pegue, además ya tendremos que agregar el queso (preferiblemente rayado o cortado en pedazos).

Luego de que ya se haya terminado de dorar lo suficiente por el primer lado, podremos darle la vuelta con cuidado, asegurándonos que no se rompa. Finalmente tendremos que esperar, aproximadamente un minuto, la doblamos y sacamos y estará lista para servirla en nuestro plato.

Aquí te dejamos un vídeo que resume los pasos a seguir, de un modo eficaz y sencillo.

Esperamos que este artículo haya sido útil para ti y puedas prepararte un delicioso plato en casa o puedas sorprender alguna visita. Si te gustó, compártelo con tus amigos en nuestras redes Facebook, Twitter o Google +. También te invitamos a comentarnos con qué otros ingredientes te gusta cocinarla.

Imagen: Stijn Nieuwendijk

2 Comentarios

Dejar respuesta