Los primeros años de vida de un niño son maravillosos pero también muy difíciles. Sobretodo en aquellos momentos en los que llora sin parar y desconocemos la causa de su llanto. Existen muchas posibles causas que pueden provocar estos berrinches y no siempre es fácil detectar su causa.

Las madres más experimentadas desarrollan una especie de sexto sentido para entender estos lloros, pero los padres primerizos no lo suelen tener tan fácil. En este artículo vamos a ayudarte a descubrir por qué llora tu bebe, te descubrimos algunas de las principales causas y cómo identificarlas.

¿Por qué llora mi bebé? Guía completa

Porque tiene hambre

Cuando el bebé llora de manera frenética, continuada y repetitiva es probable que tenga hambre. Es uno de los tipos de lloro que primero aprenden a identificar los padres ya que se repite varias veces al día.

En ocasiones, si llevan mucho rato llorando pueden quedar tan aturdidos que incluso les cueste comenzar a beber del biberón o del pecho. Otros factores que ayudan a identificar cuando llora por hambre son por ejemplo el ponerse las manos en la boca o el relamerse los labios.

Porque necesita expulsar gases

Si se produce un lloro intenso y punzante después de comer es probable que el bebé necesite expulsar gases. Estos lloros se producen por dolor de estómago generado por la acumulación de gases y algunas veces también se pueden identificar por que los bebes suben las rodillas hacia el pecho.

Para evitar este lloro únicamente tienes que darle golpecitos de manera repetida en la espalda y así favorecer la circulación de gases.

Porque está cansado

Si los lloros son suaves, inconsistentes y a intervalos, es muy posible que el bebé esté cansado y necesite dormir. En ocasiones, aunque el bebe parezca que ha dormido toda la noche, puede tener un día soñoliento repleto de este tipo de lloros. También se puede identificar porque se llevan las manos a los ojos, cierran los ojos y bostezan.

La solución es fácil, llevarlos a dormir o crear una atmósfera de luz tenue y sin ruidos para que pueda relajarse.

Porque no se encuentra bien

Las causas por las que un bebé puede no encontrarse bien son muchas. Esto implica que los tipos de lloro que tiene en cada una de ellas también pueden variar. La forma de identificar cuando lloran por esta causa es porque son lloros fuera de lo habitual, que difícilmente puedes identificar con otros lloros a los que estás acostumbrado. Si le has dado de comer, ha expulsado los gases y le cuesta dormirse es posible que no se encuentre del todo bien y que tengas que llevarlo al pediatra.

Porque tiene un cólico

Los cólicos son sin duda una de las mayores dificultades que pueden sufrir los padres de un bebé sano. A pesar de que los cólicos provocan lloros repetidos, son bastante habituales y no dañan al bebé.

El lloro por cólico suele ser fuerte y recurrente durante varios días a las mismas horas. Este lloro puede durar horas y esto puede generar ansiedad en los padres aunque no hay que preocuparse demasiado por ello. Por suerte los cólicos suelen desaparecer a partir de los 5 meses, aunque normalmente mejoran mucho antes.

 

Porque se encuentra sobre-estimulado

Cuando un bebé llega al mundo, los estímulos que recibe en forma de luz, sonido, olores y tacto pueden llegar a saturarle debido a que es algo nuevo para él. Cuando se produce esta saturación es normal que comiencen a llorar de manera inconsistente e interrumpida incluso con risas. Normalmente cuando se encuentran sobre-estimulados suelen volver la cara en contra de la dirección de la que provienen las luces y los sonidos que les molestan.

En estos casos lo mejor es llevarlos a un lugar más calmado y silencioso, con una luz más tenue conseguirás que se relaje más rápido.

Ahora que ya conoces los tipos de lloros más habituales esperamos que seas capaz de identificarlos y actuar consecuentemente con ello. Y recuerda, no te preocupes ni te desesperes, después de todo son bebés y los bebés lloran.

Dejar respuesta