Si eres de los que suelen llevar camisa seguro que te habrá pasado en más de una ocasión el encontrarte el cuello de la camisa mal doblado o con una forma extraña. Si quieres lucir siempre un cuello de camisa perfectamente doblado, planchado y sin arrugas sólo tienes que probar este sencillo truco.

Coge la camisa en cuestión y humedece un poco (sin llegar a mojar) el cuello de la misma. Pon a calentar las planchas de pelo de tu mujer/novia/madre y pásalas con cuidado por todo el cuello cuidando de que coja la forma y posición que a ti más te gusta. Puedes hacerlo con la camisa puesta ¡Pero ten cuidado no te quemes!

Este truco también lo puedes utilizar para planchar las mangas y bolsillos de la camisa en caso de necesitarlo. Es rápido, fácil de realizar y no requiere montar la tabla de planchar.

Imagen: Brian Smith

"Navarrico" de nacimiento asentado en Barcelona. Apasionado de la tecnología, el marketing, los viajes, el cine y las series de TV. Compagino mi trabajo con la escritura de artículos para blogs, y aunque parezca mentira, todavía me queda tiempo para disfrutar del resto de mis aficiones. Mi última creación blogger personal es Supercurioso.com, si sientes curiosidad te invito a que la visites.

2 Comentarios

Dejar respuesta