El cuero es un material sensible, parece fácil de limpiar y lo es, pero siempre que sepas que utilizar para quitar esa mancha que no puedes evitar dejar de mirar. Para limpiar el cuero y dejarlo como los chorros del oro, no es necesario gastarse un montón de dinero, ¡la clave está en utilizar los trucos caseros!

El truco que explicamos a continuación sirve para cualquier material hecho de cuero, ya sea zapatos, sofás, sillones, etc.

Las dos cosas que necesitaremos y que seguro que tienes por casa son: trapos de micro fibra y crema de manos.

De forma general para limpiar una pieza de cuero es necesario primero, quitar el polvo que tenga la superficie a tratar, es aquí donde entra en acción los trapos de microfibra, ideales para atrapar el polvo. Una vez el cuero esté libre de polvo podemos pasar al siguiente paso, el jabón. Estos tipos además de limpiar el cuero también lo protege. A continuación os daremos algunos tips para limpiar correctamente el cuero.

Pasos a seguir para limpiar el cuero con crema

  1. Coloca una cantidad pequeña de crema de manos sobre un trapo.
  2. Extiende la crema sobre el objeto que quieres limpiar, centrándote sobre todo, en las zonas manchadas. La crema de manos eliminará por completo toda la suciedad .
  3. Tras extender la crema, puedes eliminar el exceso pasando sobre el cuero otra toalla limpia y seca.

Si eres de los que son exigentes con sus propiedades quizás quieras comprar una crema específica para limpiar el cuero. Este tipo de cremas son fáciles de encontrar en tiendas especializadas y suelen estar hechas a base de ceras minerales y de abejas. Su función principal es la de hidratar la piel.

En caso de que la mancha haya sido provocada por algo en concreto y te esté resultando más difícil de lo explicado anteriormente limpiar el cuero. Hemos traído unos tips para enseñarte de forma sencilla con que material se limpia cada tipo de mancha.

Manchas de tinta:

  • Algodón empapado en alcohol.
  • Removedor de cutículas.

Manchas de origen desconocido:

  • Mezclar 1 parte de jugo de limón con 1 parte de crémor tártaro. Frotar con un trapo y dejar reposar. Después con un trapo un poco húmedo remover la mezcla.

Manchas de sal en una pieza de cuero:

  • Mezclar 1 parte de agua con 1 parte de vinagre blanco y seguir el proceso anterior.

Manchas de grasa:

  • Utiliza un trapo seco. No aplicar agua.
Estudiante de Comunicación Audiovisual. Apasionada de las nuevas tecnologías y su incorporación en el entorno empresarial. Control de redes sociales y aplicaciones de uso corporativo.

Dejar respuesta