Las vacaciones sólo tienen un aspecto negativo: ¡Qué se terminan! Cuando pasamos unas semanas de vacaciones y tenemos que volver a nuestra rutina diaria, un sentimiento de tristeza y melancolía nos invade. Es el conocido como síndrome post-vacacional.

Para la mayoría de seres humanos resulta imposible vivir en unas continuas vacaciones sin la necesidad de ir a trabajar. ¡Pero no te preocupes! Existen técnicas que te ayudarán a que tu día a día se parezca un poquito más a este periodo vacacional. De manera que te aburrirás menos, disfrutarás más y las semanas no se te harán tan largas y tristes.

En este artículo te contamos cómo puedes conseguir esto.

Haz de tu día a día unas vacaciones

Haz turismo

Si vives en una ciudad grande, seguro que aún te quedan decenas de lugares por conocer. Normalmente posponemos hacer turismo en nuestra ciudad ya que pensamos que siempre vamos a tener la posibilidad de hacerlo y que las cosas no van a moverse de su sitio.

Podemos dedicar los fines de semana a visitar aquellos lugares que están muy cerca pero que nunca visitamos. También podemos aprovechar para coger el coche o el transporte público y acercarnos a otras localidades cercanas que tengan atractivo turístico.

Esta es una forma muy efectiva e interesante de desconectar del trabajo y mejorar tu día a día.

Queda con los amigos

Tenemos amigos que a pesar de vivir cerca no vemos con demasiada frecuencia. Si tienes la oportunidad aprovecha para quedar con ellos durante la semana, por ejemplo para comer o para cenar.

Estos pequeños encuentros no sólo te permitirán mantener la relación viva, sino que también te ayudarán a romper tu rutina semanal.

Aprende a desconectar de tu trabajo

El trabajo es importante, debemos ser productivos durante nuestra jornada laboral pero debemos aprender a desconectar una vez termina. Esto es realmente importante para que nuestro cerebro descanse y podamos ser más productivos al día siguiente.

No consiste en trabajar más horas, consiste en trabajar de manera más eficaz de modo que podamos terminar todas nuestras obligaciones a tiempo antes de salir del trabajo.

Te puede interesar este artículo: 5 técnicas para ser más productivo en el trabajo

Encuentra un hobby que te haga disfrutar

No todo el mundo tiene un hobby, si este es tu caso debes encontrar uno que te haga disfrutar y con el que las horas se te pasen volando.

Tener un hobby al que poder dedicarle nuestro tiempo fuera de la oficina, hará que seamos más productivos ante la “recompensa” de llegar a casa y poder dedicarle tiempo a nuestra pasión. Además tendremos horas de diversión aseguradas y nuestra rutina diaria será más fácil de llevar.

Realiza actividades durante la semana

Muchas personas creen que los días laborales son únicamente trabajo-casa casa-trabajo. Si nuestro horario nos lo permite podemos realizar muchas otras actividades que llenen nuestras agendas y rompan un poco con nuestro día a día.

Por poner sólo algunos ejemplos de lo que podríamos hacer, este es el listado de lo que yo suelo hacer:

  • Visitar museos y exposiciones interesantes
  • Asistir a monólogos u obras de teatro divertidas
  • Unirme a MeetUps de los temas que me gustan
  • Ir a probar nuevos bares de tapas o restaurantes
  • Tomar clases de idiomas
  • Recibir un masaje en un SPA

Algunas actividades son gratuitas y otras tienen un coste, es por ello que intento encontrar siempre un equilibro para no acabar con mis finanzas personales. Eres tú quien tienes que decidir que tipo de actividades te gustan más o cuáles te puedes permitir.

Haz deporte

Una de las cosas que hacemos sin darnos cuenta mientras estamos de vacaciones, es hacer más ejercicio. De media andamos mucho más, pero es que además realizamos otras actividades como nadar, esquiar o correr.

Hacer deporte durante la semana nos ayudará a desconectar de la rutina, nos mantendrá en forma y nos recargará de vitalidad y entusiasmo para afrontar la jornada laboral.

Escucha música, lee libros y ve películas

Una de las cosas que caracteriza a las vacaciones es que siempre hacemos cosas nuevas.

Aunque es difícil de replicar algunas de las cosas que hacemos en vacaciones, podemos probar con otras que tenemos al alcance de nuestras manos. Escuchar un nuevo disco de música, leer un libro o ver películas que hasta ahora no hayamos visto, son técnicas muy interesantes para generar la sensación de que nuestro día a día avanza y no se queda estancado siempre en la misma rutina.

Espero que este artículo sea de tu interés, si conoces otras formas que ayuden a que tu rutina se parezca más a unas vacaciones, compártelas con nosotros.

"Navarrico" de nacimiento asentado en Barcelona. Apasionado de la tecnología, el marketing, los viajes, el cine y las series de TV. Compagino mi trabajo con la escritura de artículos para blogs, y aunque parezca mentira, todavía me queda tiempo para disfrutar del resto de mis aficiones. Mi última creación blogger personal es Supercurioso.com, si sientes curiosidad te invito a que la visites.

Dejar respuesta