¿Cuántos hombres se necesitan para cambiar el rollo de papel higiénico? No se sabe, porque nunca se dio el caso. Y ¿cuántas mujeres se necesitaron para describir cómo se sentían? una, pero murió en el intento.

Y es que cuando pensamos en aquellas acciones, que hace el del sexo opuesto y que detestamos porque nosotros no lo haríamos, solemos soltar la genérica respuesta que todo el mundo acaba por decir para no darle más vueltas de hoja: “Es que tod@s son iguales”.

Y ciertamente, no vamos tan mal encaminados cuando acabamos por generalizar a los sexos, ya que la diferencia entre hombres y mujeres, es genética y contra ello, no podemos hacer mucha cosa.

Así es, estamos genéticamente condenados a vivir con ello. Así que damas, dejad de anhelar que los hombres piensen más de lo que sus facultades genéticas le permiten y caballeros, dejad de querer que las mujeres no le den tantas vueltas a las cosas; ambas cosas serían como intentar que los políticos, dejaran de discutir entre ellos e intentasen arreglar un poco el panorama.

Según dicen los expertos, los hombres tienden a tener facultades mucho más lógicas, analíticas y por ello, suelen ser más organizados en cuanto a su productividad. Por contra, ellas tienden a tener más talento creativo, artístico y tienen mayor facultad para reconocer problemas porque son más observadoras y le brindan más importancia a las cosas.

Y es que se dice que, la estructura cerebral es exactamente la misma pero que, en lo que se refiere a las conexiones neuronales, es algo totalmente distinto. Para hacerte una idea mucho más gráfica, imagínate el cerebro de un hombre y la división de las diferentes áreas por cajas (emociones, trabajo, estudios, familia, etc). Ahora, imagínate el cerebro de una mujer y un manojo de cables liados. Es por eso, que en Modo Eficaz, hemos decidido abarcar las 5 principales diferencias entre mujeres y hombres.

1. Los recuerdos:

¿Cuántas veces os habréis encontrado en la situación, en la cual, tu novia, tu amiga o tu madre te pregunta sobre una situación describiéndola con detalles que tú habías pasado por alto?

Desde luego ellas siempre han tenido más facultades comunicativas que ellos. Los hombres apenas con dos frases han resumido lo que pasó en una cita. ¿Por qué se debe esto? Básicamente porque las mujeres, suelen hacer conexiones interneuronales constantes a las que asocian alguna emoción a las experiencias. Estos engarces, acostumbran a olvidarse difícilmente por el hecho de estar adheridos a una emoción y es por ello que las mujeres siempre tienen más detalles a la hora de explicar un mismo hecho.

2. La orientación:

¿Manolo, dónde caía la casa de tu hermana? Pues tomando la primera salida de las dos rotondas, luego vas a mano derecha y luego a mano izquierda y después del semáforo sigues todo recto hasta el final de la calle.

Asegurad que en la segunda rotonda ya se habrá perdido y volverá a llamar a Manolo. No os habéis preguntado alguna vez ¿por qué a las mujeres les cuesta tanto interpretar un mapa u orientarse y a los hombres tan poco? Lo cierto es que a nivel científico, se ha comprobado que ellas ven mejor en dos dimensiones y por contra el hombre, ve mejor en 3, por eso suelen orientarse mejor con los mapas y los planos.

mujeres orientación

La prehistoria marcó un hecho determinante para ellos, dado que, tenían que salir a cazar animales en movimiento y después volver a la cueva. Ellas ya estaban allí cuidando de la cueva y los niños. Es por eso que, ellos tienen el sentido de la orientación mucho más desarrollado.

3. El significado de las palabras:

Cuando él le dice: ¿Cuánto te queda? y ella responde: ¡5 minutos! Automáticamente él tomará asiento y encenderá la tele. Ellos, al tener una mente analítica, lógica y organizada, suelen atribuir el significado que tienen las palabras a su significado real y sin embargo ellas, relativizan muchísimo más el concepto de las palabras.

Ellas le dan mucho más significado a las situaciones, porque son mas emocionales y por lo tanto, las palabras cobran mil interpretaciones. Vamos, que cuando preguntaste a algún hombre qué le pasaba y éste respondió “nada”, en seguida pensaste que “algo” le pasaría. Pues no, de ser así, ellos interpretarían los códigos de las mujeres cuando respondemos “nada” queriendo decir algo. Chicas, tenéis que recordar la estructura cerebral de los hombres distribuida por cajas (se abren y cierran y se acabó el pensar) y la vuestra toda llena de cables que se interconectan sin descanso.

4. La gestión de las situaciones:

Un estudio de la Universidad de Pennsylvania, descubrió que las mujeres crecían con la necesidad de comunicarse mucho antes que los hombres. Y en efecto, es así. Ellas suelen tener la necesidad constante de tener que sacar todo aquello que llevan en la cabeza y que les produce estrés. Ellas liberan su estrés hablando de sus problemas con los demás dando todo tipo de detalles e incluso incluyendo otros temas sin concluir ninguno, queriendo que la escuchen, no que le expongan soluciones a los temas.

Sin embargo, el hombre activa la función cerebral de la habilidad espacial y la lógica, acabando por no hablar lo que le produce estrés, porque analiza e intenta buscarle una solución mentalmente o junto a otro hombre al que le pide consejo.

Es aquí cuando los sexos opuestos al intentar ayudarse se produce más de un enfrentamiento. Ella queriéndose desahogar hablando durante horas para sentirse más liberada, se siente incómoda o molesta al ver que él, una vez consiguió interpretar la situación, le plantea una solución rápida o una contestación como: ¡No exageres!. Ella se lo tomó como una falta de interés, que no la escuchó o incluso una señal de desamor. Por contra, cuando ellas intentan ayudarles, preguntando lo que les pasa y forzando para que hablen sobre ello, ellos se agobian porque necesitan reflexionar por su cuenta en busca de una respuesta.

5. Los estímulos:

Las hormonas, afectan al cuerpo y al cerebro. Son las responsables de nuestra estructura cerebral incluso antes de nacer, dictando así nuestra forma de pensar y actuar. A diferencia de las hormonas masculinas, las femeninas no son reguladas por el cerebro según se necesitan, sino que aparecen en los ciclos de 28 días y causan estragos en el carácter de ellas. Así que asegura que, la mujer que pierda los nervios, hable demasiado o diga cosas sin pensar, no significa que esté loca, sino que está padeciendo cambios hormonales que no gestiona el cerebro.

sentimientos mujer hombre rabia

Por otro lado, a sabiendas que la mujer activa con más frecuencia la parte del habla, éstas reaccionan diferente a la hora de enamorarse o excitarse. Ellas se estimulan con el oído, recibiendo y asimilando la información sensorial. Los hombres en cambio, experimentan con la vista y prefieren disfrutar las relaciones donde haya acción (igual que cuando están frente a una situación de estrés, acostumbran a plantear soluciones).

Fotografías: Luzía EscaleraMichael KrigsmanCarlos de Paz

Preguntándome sobre el mundo desde el siglo pasado, decidí estudiar Publicidad y Relaciones Públicas para poner en práctica posibles respuestas. Con el síndrome del viajero crónico y amante del aprendizaje, lleno mi vida con pequeñas cosas que hacen significantes mis días.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here