Ahora que estamos en pleno verano, para muchos es el momento de gozar de sus vacaciones. Puede que se presente la oportunidad soñada para disfrutar de tu destino deseado y que para ello tengas que planificar un largo viaje por carretera.

Toda precaución es poca cuando se trata de ponerse al volante durante muchas horas, por eso hemos querido ofrecerte algunos consejos para que tu desplazamiento sea más seguro y ameno y, de esta forma, evites sorpresas indeseadas que puedan dar al traste con esa escapada que llevabas planeando durante todo el año.

Lo primero que debes hacer antes de emprender un viaje en coche es asegurarte de que el vehículo se encuentra en perfecto estado de revista. Por ello, no está de más que pases por el taller unos días antes de la partida y que te asegures de que todo está en orden. Observa el estado de tus neumáticos, comprueba su presión, revisa los niveles de agua y aceite, asegúrate de que los frenos están en buen estado y que la iluminación de tu coche funciona correctamente.

Otro consejo importante es planificar la ruta con antelación. Estudia cuál es el recorrido más cómodo para llegar a tu destino o aquel en el que vas a emplear menos tiempo. No dejes nada a la improvisación y, si puedes, lleva contigo un dispositivo GPS que te facilitará mucho las cosas en caso de que te veas en un apuro. Si incorporas un dispositivo de telepeaje viat a tu vehículo podrás pagar en los peajes de autopista sin la necesidad de tener que parar para ello.

Un consejo importante que te damos es que te lo tomes con calma. Si tienes que conducir durante varias horas, procura descansar adecuadamente la noche anterior para estar en condiciones de sentarte al volante. Haz varias paradas durante el trayecto si lo crees necesario: cada dos o tres horas o cuando empieces a notarte fatigado. Y, si tienes la posibilidad, viaja acompañado de alguien que pueda darte un relevo al volante para que el trayecto se haga mucho menos pesado.

Debes tener en cuenta que la conducción produce fatiga no solamente física, sino también mental. Por ello, si tu destino es lejano conviene que la responsabilidad de llevar el auto se reparta entre más de una persona. De esta forma, todos viajaréis mucho más seguros.

En esta época del año son habituales las altas temperaturas. El calor puede llegar a convertirse en un gran enemigo y, por eso, debes estar preparado para combatirlo. Para mantener el interior del habitáculo en buenas condiciones, cierra las ventanillas y activa el aire acondicionado. Y procura mantenerte siempre bien hidratado. Lleva a mano una botella de agua de la que puedas beber cuando lo necesites. Las bebidas con cafeína son recomendables porque pueden ayudarte a mantenerte despierto, aunque te recomendamos que no fuerces la máquina, y ante el primer síntoma de sueño o cansancio pares el coche y te tomes el tiempo que sea necesario.

En caso de que el viaje por carretera sea demasiado largo, una buena opción es la de dividirlo en etapas. Puedes planificar una parada intermedia en la que pernoctar para reponer fuerzas y reanudar el viaje al día siguiente con las pilas completamente cargadas. Ya sabes, lo importante no es llegar antes, sino llegar en perfectas condiciones.

A la hora de hacer el equipaje es importante que seas selectivo. Deja en casa todo aquello que no vayas a necesitar; en la mayoría de ocasiones se utilizan menos cosas de las que se suelen llevar cuando se va de viaje. Si cargas más de la cuenta el maletero aumentará el consumo de combustible y el viaje se hará más incómodo y pesado.

Preparar el equipaje

Y no hace falta decir que el alcohol o las drogas son completamente incompatibles con la conducción. En este sentido, en caso de que estés tomando una medicación específica, conviene que leas bien el prospecto y te asegures de que no produce efectos secundarios al volante. En caso de duda, acude a tu médico de cabecera y él te ayudará a resolverla.

Respetar las normas de tráfico es fundamental. No superes los límites de velocidad y evita las maniobras arriesgadas como adelantamientos no permitidos. Así no pondrás en riesgo tu vida ni la de los que van contigo o el resto de conductores.

Tampoco conviene que apures al máximo el tanque de gasolina, ya que esto puede llegar a jugarte una mala pasada. Un consejo muy práctico es repostar un poco antes de que el coche entre en reserva y, en la medida de lo posible, viajar siempre con más de medio depósito lleno de combustible. Quedarte tirado en la carretera por este motivo no solamente podría suponer una complicación enorme para tu viaje, sino también un duro revés para tu economía, ya que está considerado como una infracción que acarrea una sanción.

Otra de las recomendaciones que te ofrecemos en este artículo es que te asegures de viajar siempre con un teléfono móvil con la batería cargada, ya que puede llegar a sacarte de más de un apuro. Lleva a mano un cargador y haz una parada para enchufarlo en caso de que se esté agotando la batería.
Si sigues todos estos consejos que hemos desarrollado en estas líneas, conseguirás que tu viaje por carretera se convierta en una experiencia inolvidable y completamente segura.

"Navarrico" de nacimiento asentado en Barcelona. Apasionado de la tecnología, el marketing, los viajes, el cine y las series de TV. Compagino mi trabajo con la escritura de artículos para blogs, y aunque parezca mentira, todavía me queda tiempo para disfrutar del resto de mis aficiones. Mi última creación blogger personal es Supercurioso.com, si sientes curiosidad te invito a que la visites.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here