Nos pasa a menudo que experimentamos cosas de las que no somos conscientes y pensamos o muchos llegan a pensar que solo nos suceden a nosotros, este es el caso de FOMO Fear of Missing Out, conocido en español como el Miedo a Perderse Algo. En este artículo te explicaremos qué es y cómo puedes evitarlo.

La primera vez que se escribió sobre el FOMO fue en el año 2000, el estratega de Marketing Dan Herman, pero no es hasta hace un par de año que, de un momento a otro, se volvió omnipresente en la mayoría de las personas, sobre todo en los más jóvenes. Éste consiste en el miedo que sentimos de perdernos algo relevante de nuestro entorno, la oportunidad de participar en un encuentro entre colegas, la fiesta del año, una experiencia novedosa, inversión rentable o cualquier otra situación que genere satisfacción personal.Por eso en este aspecto la edad no importa, todos somos susceptibles de que nos afecte y, de hecho, según los últimos estudios, se estima que más del 70% de la población adulta, en los países desarrollados, sufre de esta fobia.

El FOMO duró algunos años incubándose, pero éste terminó de germinar gracias a la llegada del mundo digital y la hiperconectividad con la que hoy contamos, con ella se genera un ciclo viral que no se detiene. La persona siente que se pierde algo, entra en las redes sociales en todo momento, ve las cosas entretenidas en las que participan sus amigos y esto a su vez potencia aun más esta sensación de pérdida. Y en realidad lo que se está perdiendo no es más que una percepción, en la mayoría de los casos, errada. Ya que cuando compartimos algo, solemos hacer que se vea muy bien o lo mejor de nuestra experiencia, si estamos en una fiesta subimos una foto con nuestros amigos y aunque todos salgan sonrientes y muy bien, no quiere decir que haya sido una bomba, incluso se da el caso de todo lo contrario.

Tenemos que aprender a evitar caer en esta situación de idealización, ya que todos suben fotos de viajes excelentes, momentos románticos, sus logros y éxitos y éstos vienen acompañados por la euforia del momento, lo que multiplica la sensación de bienestar, pero detrás de eso nadie publica los follones con su pareja, los duros esfuerzos necesarios para alcanzar un objetivo, etc. Estos momentos vienen a formar parte de la vida normal de cada uno de nosotros y tenemos que ser conscientes de que aunque muchas veces no se publiquen igual siempre están ahí. De esta manera evitaremos caer en sentimientos de envidia o depresión.

Recomendaciones para evitar caer en el FOMO

1. Primero que nada, como hemos explicado antes, el FOMO no consiste en otra cosa más que percepciones. Siempre las personas se han perdido actividades y noticias, ya que existe demasiada información y no se puede participar en todo, la única diferencia real es que, hoy en día, podemos ver y estar al día de todo lo que nos perdemos. Esto es un arma de doble filo y debemos saber sacar provecho de ella. Las redes sociales no son para torturarnos, sino para hacer filtros que nos ayuden a optimizar la gestión de nuestro tiempo, saber qué tipo de información nos interesa leer, a qué eventos asistir, a cuáles no podremos, con cuáles amigos podemos quedar, alimentar aquellas amistades que tenemos descuidadas. Pero nunca podemos permitirnos caer en el caos.

FOMO alucinando

2. En segundo lugar, debemos entender que el FOMO se encuentra asociado a emociones negativas. ¿Qué quiere decir? Que potencia y alimenta las emociones que internamente ya estamos teniendo, lo que nos imaginamos y pensamos que pasada de determinada manera. Muchas veces debemos dejar de asumir el papel de adivino que interpreta todo justo como pasa y dejar que las cosas fluyan solas sin torturando. Este aspecto es importante, porque muchas veces las personas intentan asociar lo que les pasa a determinadas situaciones, conectando comportamientos, con estados, con respuestas y terminando por hacerse un lío que quizás ni siquiera exista en la realidad.

3. En último lugar, entender que el Miedo a perderse algo tiene un carácter evolutivo. El miedo busca empujar a la supervivencia, buscar alguna solución para responder a la situación que nos afecta y solventarla. Lo que lleva a un ciclo viral donde muchos se motivan a participar en nuevas experiencias y vivencias que les hagan sentir que están viviendo el momento y no se pierden nada, de esta forma se sigue alimentando la publicidad en el social media y generando este tipo de contenido.

FOMO usando el movil

Como conclusión y para conseguir ser más eficaz recordemos siempre que simplemente se tratan de percepciones, debemos cuidar nuestras emociones negativas para evitar potenciarlas,  debemos controlar la “necesidad desesperada” de leer cada publicación de facebook o twitter y finalmente saber que esto nos potencia a quedar más con viejas o recientes amistades, participar en actividades, nuevas experiencias, así que, después de todo y con algo de cuidado, no es algo tan negativo. Si te gustó este artículo y tienes algún amigo al que crees que puede servirle de ayuda recuerda seguirnos y compartirlo a través de nuestras redes sociales Facebook, Twitter o Google +.

Dejar respuesta