¡Atención! Si trabajas sentado ocho horas al día debes leer este artículo. En él descubrirás cómo el trabajar sentado está mermando tu salud y algunos trucos y consejos para evitarlo. Todos tenemos interiorizada la idea de que estar sentado durante muchas horas es malo para nuestro cuerpo pero pocos hacemos algo para corregirlo. Es hora de cambiar nuestros hábitos.

Uno de los grandes problemas del Siglo XXI es el sedentarismo. Hay muchas personas que no sólo pasan 8 horas al día en la silla de la oficina, sino que también, al llegar a casa, vuelven a sentarse en el sofá. Los problemas que puede acarrear esta conducta son muy serios.

Los riesgos de trabajar sentado

Son muchos los reclamos que nos invitan a vivir sentados: La televisión, el ordenador o incluso el escritorio del trabajo. Se estima que de media una persona pasa sentada 9.3 horas al día, lo que significa que pasamos más tiempo sentados que durmiendo (7.7 horas). Pero si hacemos la media únicamente con personas que trabajan sentadas, esta media puede subir hasta las 16 horas al día.

Nuestros cuerpos no han sido “Diseñados” para estar sentados durante tanto tiempo y esto está comenzando a pasarnos factura:

  • El riesgo de sufrir un infarto al corazón aumenta.
  • Aumenta también el riesgo de sufrir ciertos tipos de cáncer.
  • Nos hace estar más obesos.
  • Aumenta el riesgo de padecer diabetes.
  • Provoca problemas de espalda. Musculares y óseos.
  • Propicia la aparición de varices, arañas vasculares y otros trastornos cardiovasculares.
  • Nos hace perder masa ósea.
  • Etc.

Si quieres vivir más y mejor es hora de pasar menos tiempo sentado. Sabemos que para muchas personas debido al trabajo, pasar menos horas sentado puede resultar difícil. Pero cambiando levemente algunos de tus hábitos podrás conseguir contrarrestar gran parte de los efectos negativos comentados.

El mito de los “Standing Desk”

Desde hace unos años se han puesto de moda en algunas de las oficinas más Cool del planeta los llamados “Standing Desk”, o lo que es lo mismo: escritorios para trabajar de pie.

Esta forma de trabajar de pie ya existía en muchos sectores como forma “natural” de trabajo, lo curioso de la idea fue aplicar dicha forma a sectores en los que habitualmente se trabajaba sentado. Pero si has trabajado alguna vez durante ocho horas de pie, sabrás que es tan duro o incluso más que trabajar sentado.

Standing-DeskLa evolución de los “Standing Desk” parecía lógica, si el problema lo generaba estar ocho horas en la misma posición. ¿Por qué no crear un escritorio que permitiera trabajar en las dos posiciones (sentado y de pie)?. Y así fue, estos nuevos modelos de “Standing Desk” parecían ser más cómodos y tener un mayor impacto positivo en la salud debido al cambio frecuente de postura.

No todo el mundo tiene a su alcance uno de estos Standing Desks, pero no te preocupes, con los trucos que te presentamos a continuación no lo necesitarás. Además, en futuros artículos os presentaremos brico-tutoriales sobre como construir vuestros Standing Desk sin a penas gastar.

Contrarrestar los efectos de estar sentado

Tener una buena postura mientras trabajamos es esencial, pero más importante aún es levantarse periódicamente de la silla.

Según el estudio o publicación que consultes, los tiempos y los tramos de descanso pueden variar. Por poner una media razonable y recomendable podríamos establecer el ponernos de pie durante 5 minutos cada media hora y 10 minutos cada cuatro pausas. De este modo estaríamos reactivando nuestro organismo y contrarrestando los efectos negativos antes mencionados. Además también tiene importantes beneficios para la vista como vimos en el artículo: ¿Cómo mantener una vista sana en la era digital?

Es normal que durante la rutina de trabajo olvidemos el ponernos de pie con una frecuencia determinada. Pero existen herramientas que nos pueden ayudar en dicha tarea. Por ejemplo: Podemos encontrar la App Stand Up! para iPhone y iPad o la App Break Time para Android. Estas aplicaciones nos avisarán con alarmas o vibraciones cuando comiencen o acaben nuestros pequeños breaks. Pruébalas, son muy fáciles de configurar y te ayudarán mucho.

Durante estos descansos puedes aprovechar para andar, estirar los músculos, relajar la vista o incluso hacer algo de deporte de baja intensidad.

Si consigues mantener una rutina diaria de pequeños breaks no sólo mejorarás tu salud y evitarás sustos médicos sino que también conseguirás mejorar tu rendimiento y concentración ya que durante los tramos de trabajo serás más efectivo. Si tienes tus propios trucos y quieres compartirlos con la comunidad de Método Eficaz, puedes dejarnos un mensaje más abajo.

Si te parece interesante este artículo y quieres compartirlo con alguien de tu entorno que sabes que sufre de “exceso de sedentarismo” no dudes en hacerlo.

 

Imagen: JoshSemans

"Navarrico" de nacimiento asentado en Barcelona. Apasionado de la tecnología, el marketing, los viajes, el cine y las series de TV. Compagino mi trabajo con la escritura de artículos para blogs, y aunque parezca mentira, todavía me queda tiempo para disfrutar del resto de mis aficiones. Mi última creación blogger personal es Supercurioso.com, si sientes curiosidad te invito a que la visites.

5 Comentarios

Dejar respuesta