Como cada año, cada vez son más las estafas que se producen con el alquiler de la vivienda. Y es que, si salir de tu zona de confort siempre supone un gran esfuerzo, no queremos ni pensar el sentimiento que evoca tener que mudarse a otra ciudad o país sabiendo que con una alta probabilidad, seremos estafados. Es la realidad del siglo XXI, el gran negocio de las estafas del alquiler de pisos. Frente a esto, no nos queda nada más que informarnos bien antes de tomar cualquier tipo de decisión y guardarnos siempre un as bajo la manga. Desde Modo eficaz os damos algunos consejos para que toda persona debería tener en cuenta si va a alquilar un piso.

La estafa del alquiler de pisos a través de Airbnb

Lo primero que debemos hacer es evitar plataformas como la de AirBnB para alquilar nuestro piso. Para los menos curiosos, AirBnB es una plataforma que se dedica al alquiler de viviendas. Y su funcionamiento se basa en poner en contacto a propietarios que desean alquilar una vivienda o una habitación con los potenciales inquilinos. Hasta aquí genial. El problema viene cuando la política de AirBnB te obliga a pagar el total de importe antes de haber visto el piso e incluso antes de haberte puesto en contacto con los propietarios del inmueble, lo cual convierte Airbnb en el portal más atrayente para todo tipo de estafas y timos. Estafas, de las que muy pocas veces la compañía pocas veces se hace responsable.

 

Estafa alquiler de pisos

Además de la poca seguridad que implica el hecho de tener que pagar por adelantado el total del importe exigido y la falta de profesionalidad en la verificación de la identidad de los propietarios de la plataforma, debemos tener en cuenta que Airbnb se centra, entre otras cosas, en el alquiler de pisos turísticos. De modo que, si lo que buscamos es una vivienda para una larga estancia, veremos incrementado en más de la mitad el precio del alquiler.

Alquiler de pisos preciosos a precios de escándalo. Un timo

Más allá de las estafas que conllevan toda una red de timadores detrás, podemos encontrar las estafas menos preparadas, o menos “profesionales” por decirlo de alguna manera. Este tipo de estafas se centran en ofrecer pisos prácticamente de lujo a precios de escándalo. Pero que no te pierdan los ojos. Es un timo. En la mayoría de estos casos, lo que pedirá el propietario es algo parecido a lo que se exige en Airbnb pero sin tener una plataforma de por medio. Lo más habitual es encontrarnos con un propietario que dice ser extranjero, por lo que no te puede enseñar el piso si no has pagado antes, e insiste en que una vez pagues la totalidad del importe, él no tendrá ningún problema en trasladarse a la ciudad para enseñarte el piso. Sabemos que cuando la búsqueda de pisos se vuelve un completo campo de minas darle la espalda a este tipo de pisos es todo un reto. Pero créenos, será lo mejor que hagas.

Estafa alquiler de pisos

Alquiler de pisos con inmobiliaria. Un trato seguro pero caro

Si el dinero no os supone un problema, la mejor recomendación es contratar el alquiler de la vivienda a través de cualquier inmobiliaria. Por supuesto, las probabilidades de tener cualquier contratiempo se reducen mucho. Sin embargo, por lo general, la inmobiliaria nos exigirá entre uno y dos meses de fianza a modo de honorarios. Así que si sumamos a esto, el pago del alquiler del piso además de la fianza del mismo, en un único mes tendremos que pagar entre 1000 y 2000€. Por lo tanto sí. Es posible alquilar un piso de una forma 100% segura. Pero tiene un precio. Y no es nada barato.

Mucho cuidado con alquilar piso por tu cuenta

Ahora bien, si no nos sobra el dinero y hemos decidido coger el toro por los cuernos y buscar por nuestra cuenta el piso que queremos alquilar, deberemos tener en cuenta varios aspectos. El primer factor a tener en cuenta es la fuente. Mucho cuidado con las webs que utilizamos para hacer la búsqueda de pisos. Tal y como hemos comentado anteriormente, algunos tienen un índice más alto de estafa. Revisad los comentarios de los usuarios en la web y contrastad la información de los distintos clientes de todas ellas para así escoger la mejor.

Una vez tengamos seleccionados los pisos que más se ajusten a nuestras exigencias deberemos atender al segundo paso. Tendremos que ponernos en contacto con los propietarios del piso y asegurarnos tanto de que el piso existe y de que pertenece a quien nos dicen que pertenece, como de que está en buenas condiciones y que no está alquilado. Nunca debemos descartar cualquier alternativa, ya que son los pequeños despistes los que forman las bases de la red de estafas y timos.

Por último, y por obvio que parezca debemos insistir en la necesidad de un contrato. Bien sea si logramos encontrar un piso por nuestra cuenta o a través de una inmobiliaria, el contrato es fundamental. Ya que si ocurre cualquier contratiempo o imprevisto y no disponemos de un contrato de alquiler, nos quedaremos sin ningún tipo de prueba seria a la que acogernos. No es necesario un papel oficial. Lo único que necesitamos es un papel que incluya el nombre y DNIs tanto del propietario como del inquilino, en el que se especifique las condiciones del alquiler y quede firmado por las dos partes.

En conclusión, lamentablemente las estafas y los timos van a seguir suponiendo una estupenda fuente de ingresos para los estafadores. No obstante, no debemos frustrados frente a ello, sino ser más cautelosos y tener todo más que atado de pies a cabeza. Y tú, ¿has vivido alguna experiencia traumática con el alquiler de pisos?

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here