La salud de nuestra mascota es un factor importantísimo en su vida, como es evidente, y el buen cuidado de su piel puede influir de forma determinante en sus años de vida y en su felicidad. Prácticamente ningún perro está exento de sufrir problemas de parásitos en algún momento de su vida, por no decir en muchos, por lo cual debemos estar bien pendientes.

El momento más vulnerable para un perro a la hora de alojar parásitos en su pelaje es en el que son cachorros, dado que su sistema inmunológico no se encuentra tan bien preparado para combatir a estos ‘’huéspedes’’.

¿Es tan importante desparasitar a nuestro perro?

¿Qué tipos de parásitos existen?

Nuestra mascota puede dar cabida a parásitos, que pueden ser internos y externos, haciendo que empeore drásticamente su salud. Esto es porque los parásitos se alimentan de la energía vital de nuestro perro, haciendo que su actividad física sea menor, y contagiándole enfermedades.

Desparasitar 2

Por supuesto, para saber si nuestro perro tiene parásitos en su cuerpo y la mejor forma de eliminarlos, la mejor idea posible es consultar con un especialista, nuestro veterinario de confianza, que nos dará las mejores y más seguras indicaciones.

Dentro de los parásitos internos, podemos encontrar dos tipos, las lombrices planas y las lombrices redondas. Estas lombrices se introducen en el sistema digestivo de nuestra mascota, y son expulsadas a través de las heces. Esto puede resultar más peligroso ya que estas heces pueden contagiar a otros animales que paseen por la calle.

Las lombrices internas pueden producir inflamaciones y quistes en el hígado de nuestro perro, lo cual, como es evidente, puede producir graves desórdenes digestivos y hemorragias internas. También producirán en nuestra mascota vómitos y diarreas y, en su nivel más grave, anemias y problemas en su sistema nervioso.

Por otra parte, los parásitos externos, quizá los más conocidos por todos nosotros, son las clásicas garrapatas, las pulgas y los mosquitos. Las garrapatas se alimentan de la sangre del animal, produciéndole graves hemorragias como la epixtasis y otras enfermedades como anemia y dermatitis.

Las pulgas, sin embargo, producen escozor con sus picaduras e importantes reacciones alérgicas que desencadenan en enfermedades cutáneas. Los mosquitos por su parte son los principales causantes de la temida Leishmaniosis, que pueden ser absolutamente mortales para nuestro fiel compañero.

Desparasitar 3

¿Qué tratamiento emplear con nuestro perro?

En el caso de que nuestro perro sea adulto, se aplican tratamientos durante el año, aproximadamente cada tres meses, mediante comprimidos o inyecciones, para los parásitos internos. En el caso de los externos, los tratamientos se extienden durante un par de meses, y los métodos más habituales son sprays y collares. Un buen ejemplo sería el collar antiparasitario Seresto de Bayer.

Si nuestro perro es un cachorro, debemos realizar una desparasitación interna al poco de nacer, limpiando su estómago y sus órganos vitales. En el caso de los parásitos externos, el mantenimiento debe ser constante y regulado ya que, como hemos comentado anteriormente, esta es la etapa de su vida en la que nuestro perro es más vulnerable.

Con estos consejos y la ayuda de un profesional no tendremos ningún problema para mantener la salud de nuestro perro en perfectas condiciones.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here