La verdad es que no hay ningún truco. Ser positivo en la vida es solamente cuestión de hábito. Todos tenemos preocupaciones que nos azotan la cabeza y nos hacen pasar el día de mejor o peor forma. La cuestión es saber entrenar la mente y hacerle creer cosas que, aunque ella no quiera pensar porque está preocupada por algunas situaciones, que todo irá bien y que cosas peores pueden pasar.

Siempre hay momentos de debilidad en los que crees que “no podrías haber tenido un peor día”, pero lo único que tienes que hacer es girar la tortilla. Una de las 4 cosas que puedes hacer para remediarlo son.

1. Estar agradecido con lo que tienes

No sé porqué siempre acabamos desagradeciendo aquello que nos costó tanto esfuerzo, como por ejemplo un trabajo. Tengas o no un trabajo donde se requieren unos estudios, un puesto de trabajo es un lugar donde poder sentirte realizado. Aquella gente que no tiene uno – que desafortunadamente hoy en día es demasiada – desearía tener y tú que lo tienes, maldices todos los días que te levantas para ir a trabajar. Quizá es porque lo ves como una rutina, pero es que aunque tengas el mismo horario cada día, es imposible que hagas siempre lo mismo.

Dale la vuelta. Disfruta hasta del idiota que no te cae bien. Riéte con tus compañeros y valora un sitio que te valora a ti. He de decir que yo, desde que empecé en esta empresa, aunque haya tenido un horario más o menos regular, siempre he tenido la sensación de que cada día hacía algo distinto. Mis compañeros, unos soles todos ellos, me han dado la oportunidad siempre de poder pensar en voz alta sin ningún reparo y la verdad es que, eso, siempre siempre se agradece.

Untitled

2. Rodéate de gente que valga la alegría

Que manía con la expresión de “valer la pena”. ¿Por qué alguien no puede merecer la alegría? Es que acaso ya asumimos que todo el mundo se irá de nuestro lado? Una persona vale la alegría cuando te ha aportado más de una alegría en tu vida y no tanta pena. Al fin y al cabo aquí solo venimos a viajar y visitar lugares, personalidades y disfrutar.

Empieza a hacer la selección natural Darwiniana para que nadie te amargue los días, cosa que queda prohibida si quieres ser positivo. Aprender a seleccionar aquellas personas que te hagan sentir bien en tu día a día es un deber que todo el mundo debe tener en cuenta. Desde luego esto es algo que a mí personalmente me ha costado aprender pero que, una vez encuentras a aquellas personas que son más afines a ti, es genial poder compartir parte de ti con ellos.

Untitled

3. Disfruta tus pequeños momentos

Ya sabes que vivimos en un ritmo constante. Nada para, todo avanza y tú, si no vas a la carrera también, tienes todos los papeles de ser arrollado por la multitud. No te digo que dejes de correr, pero si te digo que bajes el ritmo en tus ratos libres. Con esto quiero decir que, aunque en el trabajo estés dándolo todo, aprovecha aquellos momentos del día para evadirte de tu realidad diaria. No sé, a mí me dio por hacer surf y a otra gente le da por ir a pasear al bosque, escuchar buena música y ponerte a bailar o escaparse los findes con su mochila e irse. He de decir que estar en contacto con la naturaleza sea quizá una de las mejores maneras para poder salir de tu rutina. Respirar aire fresco y tener ese silencio ensordecedor que te hace sentir un privilegiado en la vida.

Nunca debes rechazar o asquear tu vida. Una vida son muchas historias, muchos viajes cargados de ellas, muchas personas que te ayudan a crearlas y sobretodo, el aprendizaje que te dan todas ellas. Es una alegría vivir, si sabes cómo. Y uno de ellos  es sabiendo disfrutar de ti, en aquellos pequeños ratos en los que crees que necesitas descansar de lo que te hace estar pendiente del reloj cada día.

Untitled

4. Pruébate

Nunca he sabido bien qué me gustaba en esta vida, espero con ganas que a medida que vaya creciendo las ideas se me vayan aclarando. De todas manera, el haber sido partícipe de algunas de estas entradas en el blog, me ha ofrecido la oportunidad de averiguar, un poquito de mí. Está claro que esto no es solo gracias a mí, sino gracias a todas las personas que han trabajado conmigo durante todo este tiempo aunque no tengan nada que ver con mi departamento. A cada uno de ellos les debo el haber podido crecer un poquito más como persona. A cada uno de ellos les agradezco y agradeceré cada una de las alegrías que me han ofrecido trabajando cuando mi día no era tan positivo.

No es necesario que escribas – aunque es una buena forma de conocerse -, sino que te des tiempo para averiguarte, cuestionarte y ponerte a prueba en cada una de las cosas de la vida que te llamen la atención. Seguramente muchas no te salgan ni a la primera, ni a la segunda y si eres algo torpe como servidora, quizá ni a la vigésimo quinta; pero date la oportunidad de probar y errar siempre que quieras. La vida está para probar. De hecho nadie nos dijo que debiéramos estar especializados solo en una cosa. Así que, pruébate y si tienes la gran suerte de haber llegado a un puesto de trabajo donde te dejen hacerlo, no tengas miedo a hacerlo.

Untitled

Nada más que escribir, aunque siempre tenga alguna aposición que añadir. Darte las gracias por leerme durante todo este tiempo y haber tenido algo que valoro enormemente y que no sé qué seríamos sin ella: la curiosidad. Pese a que diga adiós, te dejo en buenos redactores, tenlo seguro, así que no hace falta preocuparse demasiado porque aquí “show must go on”.

 

1 Comentario

Dejar respuesta