Lo ideal es que en cualquier hogar la economía trate de controlarse todo lo posible, de tal manera que las finanzas estén claras y siempre se pueda ahorrar algo, aunque sea poco. Lo que ocurre es que, en ocasiones, aparecen imprevistos que son mucho más difíciles de afrontar y que, como tales, no se podían planificar de antemano. Cuando ocurra esto algo que se puede hacer es recurrir a empresas como Credy ya que en ellas se puede encontrar una solución óptima en forma de créditos rápidos pero, ¿qué más se puede hacer? Y, ¿cómo gestionar estas situaciones?

Consejos para gestionar pequeños gastos imprevistos

Consejos dinero 1

  • Fondos de emergencia. Suena bien pero no siempre es sencillo el llevarlo a cabo, máxime cuando la economía es algo ajustada mes a mes pero, desde luego, puede ser una solución más que óptima cuando haya que hacer frente a un pago con el que no se contaba. La idea aquí es la de tratar de ahorrar todo lo posible, incluso cuando ese dinero no se vaya a requerir y por muy poco que sea el ahorro que se pueda ir haciendo porque todo irá sumando. Algo que suele funcionar muy bien en este sentido es el dejar un dinero fijo (aunque no sea mucho) todos los meses para este fin y apartarlo (incluso se puede ingresar en una cuenta diferente para que siempre esté al margen) Igualmente, pequeños gestos como organizar la lista de la compra para no hacerse con productos que no se requieran o vigilar el consumo de los suministros (tales como agua o luz) serán importantes.
  • Planificar el presupuesto mensual. En la misma línea que el punto anterior, conviene tomarse unos minutos para saber, de verdad, con qué ingresos se cuenta y cuáles son los gastos fijos que hay que asumir. Una vez que se vea el resultado se estará más preparado para saber cómo operar con lo que, de verdad, se tiene disponible. A muchas personas el evitar pagar con tarjeta también les ayuda porque es una manera más sencilla de controlar el dinero de que disponen.
  • Tratar de adelantarse a los problemas. A veces no será posible pero, en otras, la previsión evitará más de un quebradero de cabeza. Por ejemplo, se sabe en qué momento hay que pagar el seguro del coche o si se va a producir una derrama en la vivienda o si la vuelta al colegio de los más pequeños está cerca… Todas estas cosas sí que se pueden adelantar para contar con ellas en el presupuesto y que no supongan un problema.
  • Seguros. Éstos pueden ser muy útiles para hacer frente a los imprevistos de la mejor manera posible y sin que supongan un grave trastoque en la economía. Hoy en día existen infinidad de ellos y de lo más asequibles, por lo que conviene revisar las opciones que se tienen y valorar si pueden salir a cuenta. Por ejemplo, una avería en el hogar puede quedar totalmente cubierta por éstos y, de no ser así, el desembolso puede ser más que significativo.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here