Siguiendo con la categoría de supervivencia, hoy os traemos algo bastante útil: cómo sobrevivir al ataque de un perro. No siempre sabemos cómo actuar ante las situaciones más sencillas, así que si ya sabéis cómo sobrevivir a un ataque de oso, ¿por qué no saber cómo actuar ante el de un perro?

¡Comenzamos!

1. Quédate quieto

Algo muy importante es mantener la calma. Los perros se alterarán si te ven nervioso o nerviosa y querrán atacarte si entiendes que eres una amenaza. Si de primeras le chillas o le intentas agredir sólo conseguirás que se ponga más furioso.

2. No le mires a los ojos ni corras

Es importante que te alejes del animal poco a poco, evitando el contacto visual y manteniendo la calma. Si empiezas a correr o le miras fijamete lo verá como que le estás retando y correrá detrás de ti hasta alcanzarte.

3. Protégete

Si el animal parece que va a atacar, trata de poner algo entre el perro y tu… Como un palo o una chaqueta para mantener la distancia y protegerte.

4. Golpéale

SÓLO SI EL ANIMAL ATACA, puedes golpearle con un palo o lanzarle una piedra a la cara para distraerle y conseguir escapar de éste.

5. Dale un brazo

Suena raro, pero no has conseguido que el perro ataque, será mejor que le ‘ofrezcas’ una extremidad para que la muerda y puedas librarte de él con la otras 3, dandole patadas o lanzándole algo con la mano libre. No es lo más deseable pero siempre será mejor eso a que te tire al suelo y no puedas defender.

6. Visita a un médico

Si realmente te has llevado una buena mordedura porque no has podido evitar el ataque, visita un centro de urgenicas para que desinfecten la herida y controlen tus vacunas (el tétanos sobre todo) por si hiciera falta realizarte alguna vacuna.

Y recordad, ante todo: precaución. No os acerquéis a perros desconocidos y sobre todo que no estén vigilados por sus dueños.

Imagen: Laurent GUERIN

1 Comentario

  1. He tenido perros desde que era muy pequeño, y si queréis “controlar” a un perro que os muerda -y lo digo por propia experiencia- dejad que os muerda la mano, y le agarráis bien fuerte la mandíbula inferior, entonces giráis la muñeca lo suficiente para que su lengua pase por encima de sus propios dientes de su mandíbula, y entonces apretáis bastante fuerte.

    En ese momento tendrá tal dolor que os aseguro que lo único que se le pasará por la cabeza será soltaros y no volverse a cruzar con vosotros.

    La única raza con la que no probaría esta técnica es el Pitbull por la descomunal potencia que tiene su mandíbula cuando agarra/muerde algo, pero con las demás razas ningún problema.

    Que nadie piense que lo digo a modo de maltrato animal, es únicamente para defenderse de un ataque que nos puede desfigurar e incluso matar.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here