Desgraciadamente en los últimos años hemos podido comprobar como la naturaleza a veces puede ser muy cruel con el ser humano.

En el año 2010, el terremoto de Haití, de magnitud 7, devastó la ciudad de Puerto Príncipe y tuvo como consecuencia la muerte de más de 300.000 personas.

Este pasado mes de abril, otro terremoto de magnitud 7,8 en Nepal, ha causado (hasta el momento) más 7000 víctimas. Los operarios siguen buscando a muchos desaparecidos…

Hoy os traemos dos técnicas diferentes que se utilizan en caso de terremoto para poder sobrevivir dentro de un edificio.

TÉCNICA 1

Por un lado, existe la técnica de ‘agacharse, cubrirse y sujetarse’. Es el método más utilizado por parte de las organizaciones que se dedican a crear por ejemplo simulacros en colegios (como la Cruz Roja).

La técnica consiste en agacharse, meterse debajo de una mesa o escritorio robusto y agarrarse a una de las patas por ejemplo para evitar que los objetos que puedan caer nos alcancen produciéndonos cortes, hematomas, etc.

cubrirse

Ya desde los años 50 se enseñaba este método a los niños para protegerse de un posible ataque nuclear.

Es cierto que esta técnica es fácil y sobre todo intuitiva. Cuando nos sentimos en peligro, casi sin pensar, nos agachamos, nos cubrimos la cabeza y el cuello con las manos e intentamos escondernos en algún lugar.

TÉCNICA 2

La segunda técnica que os traemos está menos probada, pero está creada por un experto en rescate en casos de terremoto, Doug Coop.

La técnica consiste en formar, lo que su autor llama, ‘triángulos de vida’. La teoría sostiene que cuando un terremoto puede conseguir derrumbar una casa o un edificio, lo mejor es tratar de colocarse al lado de objetos robustos en posición fetal (camas, escritorios, sofás…). De este modo, si el techo o las paredes se derrumban, caerán sobre el objeto en concreto y quedará un espacio en forma de triángulo entre el objeto, el escombro y el suelo que te puede salvar la vida.

triangulo2

Esta técnica también puede aplicarse en exteriores, apoyándose en paredes y sentándose en el suelo agachándose; o bien como vemos en la imagen: buscando lugares que te permitan crear un triángulo de vida.

triangulo

Esta técnica tiene sus defensores y detractores. Los que la defienden aseguran que en muchos casos de evacuación de heridos en terremotos fuertes, se han encontrado personas que han sobrevivido al lado de objetos robustos y también han encontrado a personas aplastadas por los escombros bajo una mesa. Sus detractores dicen que es más probable sobrevivir bajo una mesa robusta, que al lado de ésta, ya que el sujeto queda expuesto a que los escombros le caigan justo encima sin nada que le proteja.

Todavía no hay, por tanto, un consenso sobre cuál es la mejor técnica.

Lo que sí parece que defienden todos es que las variables que hay que tener en cuenta para decidirse por una técnica u otra son: la magnitud del terremoto y la localización de éste.

Durante la última década, se ha aceptado que ”agacharse, cubrirse y sujetarse” un método más apropiado para los países desarrollados como EE.UU, donde la mejora de las técnicas de construcción y los materiales utilizados, ha reducido en gran medida la probabilidad de que las estructuras se derrumben. El triángulo de la vida se piensa que es más pertinente en los países en vías de desarrollo como Haití, donde las construcciones de peor calidad hacen que el derrumbe total sea más probable. 

Por supuesto la magnitud del terremoto también tendrá mucho que ver en ese tema. Un terremoto de magnitud 4 o 5 puede producir la caída de algún objeto de la estantería, la rotura de alguna ventana o algo por el estilo… En estos casos protegerse bajo una mesa puede ser suficiente.

Ahora ya sabéis un poco más sobre los terremotos y sobre cómo sobrevivir ante un desastre de este estilo. Y vosotros, ¿cuál creéis que es la mejor técnica?

Imagen: United Nations Development Programme

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here