Las vacaciones de playa son un trending topic del verano, la mayoría nos bañamos en el agua sin ninguna clase preocupación, pero en cambio hay personas que tienen un “miedo irracional” al mar ya que piensan en los posibles “animalitos” que se esconden en las profundidades. Los más temidos: los tiburones.

En este artículo vamos a explicar cómo sobrevivir a un ataque de tiburón, por suerte, seguramente no tengas que poner estas técnicas nunca en práctica ya que los ataques de tiburón son mucho más raros de lo que parecen. Según un estudio realizado en Estados Unidos es más probable morir por el impacto de un rayo (aproximadamente 38 muertes al año) que por el ataque de un tiburón (una muerte cada dos años).

De todos modos nunca está de más conocer las técnicas que podrían salvar tu vida en el caso de que tuvieras un día de playa con altas dosis de mala suerte.

Ataque de tiburón
Test para diferenciar un ataque real de uno ficticio: Ficticio
Conociendo al tiburón

Olvida todo lo que hayas aprendido con películas como “tiburón”, “deep blue sea” o “sharknado”, los tiburones no disfrutan comiendo carne humana, de hecho, nuestra carne no les resulta para nada agradable. Lo que ocurre es que los tiburones a veces nos confunden con otros animales o tienen curiosidad y en lugar de acercarse para comprobarlo nos muerden directamente.

De todos modos la mayoría de los ataques de tiburón son causados por un comportamiento irresponsable del ser humano: gente que intenta tocarlos, gente que intenta alimentarlos o gente que se baña en zonas infestadas de tiburones.

Ataque de tiburón
¡Pero quita bicho!

Existen más de 350 especies de tiburones y de todas ellas sólo se conocen 20 que hayan atacado a seres humanos, de estas 20 sólo 4 son conocidas por haber atacado sin provocación en un número significativo de casos: El tiburón blanco, el tiburón toro, el tiburón tigre y el tiburón oceánico de puntas blancas. Este último aunque es el menos conocido es el que con diferencia más muertes ha causado, se trata de un tiburón de movimientos lentos pero cuando entra en el frenesí de un ataque es difícil que pare.

¿Cómo prevenir los ataques de tiburones?

Aunque suene a tópico: “la mejor defensa contra un tiburón es prevenir los ataques” y la mejor forma de prevenir estos ataques es seguir estos consejos básicos:

  • No entres al agua con heridas que suelten sangre: La sangre atrae a los tiburones y estos tienen muy buen olfato. Meterse al mar con una herida que suelte sangre es como meterse con una gran seña que diga “muérdeme”.
  • No te bañes en zonas con mucha población de tiburones o en lugares en los que se avise la presencia de tiburones: Algo bastante lógico ya que a veces al interferir en sus vidas podemos ser atacados incluso por cuestiones territoriales o porque nos tienen miedo.
Tiburón blanco
Aquí será mejor no bañarse
  • Mantente en grupos: Es más difícil que un tiburón ataque cuando te encuentras nadando en grupo. Al estar en grupo los tiburones suelen evitar acercarse demasiado.
  • No te bañes al atardecer o por la noche: Son los momentos del día en los que los tiburones se encuentran más activos.
  • No lleves ropa demasiado llamativa: Puede llamarles la atención y quizás sientan “curiosidad” por ver como sabes.
  • No hagas pis en el agua: El pis puede atraer la atención de los tiburones que como ya hemos dicho anteriormente tienen muy buen olfato.
  • No chapotees ni te muevas erráticamente: Si en vez de nadar fluidamente, chapoteas, haces ruido y te mueves como alguien que se estuviera ahogando llamarás la atención de los tiburones que creerán que eres una presa mal herida….ya sabes lo que ello conlleva.

Estos consejos debes aplicarlos únicamente en aguas donde sepas que hay ciertas posibilidades de ser atacado por un tiburón. Por ejemplo en el Mediterráneo no tendría mucho sentido aplicarlas ya que los ataques de tiburón se podrían considerar casi anecdóticos.

Defendiéndote de un tiburón

Muchos tiburones se encuentran en peligro de extinción, pero si llega el caso en el que eres atacado por uno debes luchar sin que te importen las consecuencias.

Por lo general los ataques de tiburón no se ven venir y normalmente tan pronto han mordido, salen huyendo. Pero ¿qué debemos hacer si vemos al tiburón acercarse con intenciones poco amistosas? o ¿qué debemos hacer si nos está mordiendo y no nos suelta? Estos son algunos de los consejos que podrías aplicar:

Defenderse ataque de tiburón
Puñetazo anti-tiburones
  • Golpéale donde más le duela: Los nervios del momento del ataque seguro que no te permiten apuntar muy bien, pero debes usar el subidón de adrenalina para golpear al tiburón donde más le duele: En lo ojos y en las branquias, tantas veces como puedas. No pares de golpearle en esos dos puntos, y si te es posible haz toda la presión que tu cuerpo te permita sobre ellos, como si intentaras dejarlo ciego o perforarle las branquias.
  • Cubre tu espalda: Los tiburones son muy rápidos en el agua y sin darte cuenta pueden pasar de estar delante tuyo a estar detrás mordiéndote el culo. Reduce sus posibilidades de ataque cubriendo tus espaldas contra alguna superficie que te proteja ya sea un arrecife de coral o una roca del fondo marino. (este consejo es más útil si te encuentras buceando)
  • Usa un arma: Algunos surfistas o buceadores que practican sus respectivos deportes en aguas con gran concentración de tiburones suelen llevar un pequeño cuchillo únicamente por si no les queda más remedio que tener que utilizarlo. En ese caso…ya sabes dónde atacar.
  • Sal del agua tan rápido como te sea posible: Si te ha mordido un tiburón y has logrado deshacerte de él, debes salir del agua pitando. La sangre que pierdas atraerá a otros tiburones que quizás se apunten al “buffet libre” que has montado.

Por último recuerda lo más importante: si los tiburones nos atacan es porque en muchas ocasiones invadimos su hábitat natural, son depredadores marinos y debemos respetarlos como a cualquier otro animal, nunca los ataques intencionadamente ni los provoques, respétalos y compórtate de manera prudente.

 

1 Comentario

Dejar respuesta