Si piensas que ser interesante es una habilidad innata no te equivocas, pero tenemos buenas noticias, también se puede aprender a serlo. En este artículo queremos presentar algunas técnicas para evitar incomodidades, perder vergüenza y resultar más interesante cuando conoces a otras personas.

Son muchas las situaciones en las que nos toca conocer gente nueva. Resultar interesante no significa ser “el alma de la fiesta”, simplemente se trata de dejar una buena impresión que permita dejar las puertas abiertas a relaciones más sólidas en un futuro, ya sean de amistad, de negocios o incluso de amor.

6 técnicas para resultar más interesante

1. Mostrarse y darse a conocer

El primer paso para ser un poco más interesante es mostrarse y darse a conocer. Si nadie te ve, no puedes pretender se interesante. Para ello necesitaremos romper nuestra zona de confort, sentirnos un poco más seguros de nosotros mismos, no escondernos y establecer contacto con las personas que tenemos a nuestro alrededor.

Este es posiblemente el escollo más difícil del camino y en según que ocasiones su dificultad puede ser aun mayor. Por ejemplo: Si un amigo nos presenta a otra persona, podríamos decir que nos encontramos ante un reto de dificultad sencilla, ya que nuestro amigo hace de “rompehielos” y nos facilita el primer contacto. Por otro lado: Si nos invitan a una fiesta en la que no conocemos a nadie y la persona que nos invita no puede presentarnos a otros invitados, nos encontramos ante un reto de mayor dificultad, tenemos que encontrar la forma de servirnos de nuestras habilidades para establecer el primer contacto.

En un caso como el de la fiesta no puedes esconderte en las esquinas, déjate ver. El siguiente paso es explorar. Date una vuelta y observa, a simple vista seguro que podrás encontrar personas que consideres más afines a tu forma de ser. Con un poco de suerte alguien se te adelante y contacte contigo. De no ser así, intenta averiguar por su comportamiento si se encuentra en una conversación cerrada o en una conversación abierta en la que puedas participar. Busca también personas que se encuentren en tu misma situación, suele ser más fácil un primer contacto con una sola persona que con un grupo.

Llegados a este punto preséntate, sonríe y relájate, lo más difícil ya está hecho.

2. Observar y escuchar

Un error bastante frecuente que cometemos involuntariamente al intentar ser más interesantes es dominar una conversación. Hablamos y hablamos sin dejar que la otra persona lo haga, esto normalmente genera un efecto contrario, causamos una mala impresión.

A la gente le gusta sentirse escuchada y comprendida. Si te muestras como una persona receptiva, tu interlocutor lo notará y se sentirá más a gusto y esto hará que su valoración general sobre tu forma de ser mejore. Debemos intentar equilibrar la conversación, pero dependiendo de la otra persona veremos que el porcentaje de dominio puede variar. Hay gente a la que le gusta más hablar y gente a la que le gusta escuchar, debemos saber actuar en cualquiera de los dos tipos de conversación.

Además, observar y escuchar tiene otra importante ventaja. Te dará pistas sobre los temas, gustos y aficiones que a las otras personas les gusta tratar y por lo tanto te permitirá “encarrilar” la conversación evitando silencios incómodos o temas que no tengan ningún interés para nadie.

3. Tener siempre un As bajo la manga

Es muy bonito decir que las conversaciones deben ser naturales y que deben surgir porque así lo requiere la situación, pero la realidad es otra, la planificación es tu gran aliado. Esto no significa que debamos escribir un guión de las conversaciones que vamos a tener. Consiste en disponer de una serie de recursos que nos permitan solventar con éxito cualquier situación incómoda.

Por ejemplo, puedes preparar una serie de preguntas relativas al evento o la situación. ¿De qué conoces al anfitrión? ¿Que te ha parecido la comida? Y lanzar estas preguntas para romper el hielo o para re-lanzar la conversación cuando se produzca un silencio. Estas conversaciones pueden llevar fácilmente a conversaciones más sólidas y llenas de contenido.

Por otro lado también puedes preparar “excusas” para ausentarte cuando una conversación no esté siendo lo que esperabas. La cuestión es estar preparado ante cualquier posibilidad de desarrollo de los hechos y no estar nunca desprevenido.

4. Las buenas conversaciones nacen de la pasión

Estar hablando sobre el tiempo durante una hora no es viable (a no ser que ambos os dediquéis a la meteorología). Las buenas conversaciones nacen de las verdaderas pasiones, aficiones y gustos. Debes buscar cuáles son sus pasiones, contrastarlas con las tuyas y enlazar la conversación. Para ello es muy importante observar y escuchar (cómo hemos comentado antes) y realizar las preguntas correctas que te lleven a averiguarlo.

Cuando encontréis un topic en el que estéis cómodos será cuando de verdad puedas mostrar lo interesante que eres. Evita tratar temas banales o poco interesantes a no ser que los utilices a modo de introducción o desencadenante de conversaciones más sólidas.

5. Relajarse y disfrutar

Este es posiblemente el punto más importante. El objetivo de estos consejos es darte las habilidades que te permitan relajarte y disfrutar de la experiencia de conocer nuevas personas. Si en algún momento te das cuenta de que no estás disfrutando y que lo único que haces es pensar en cuál será la siguiente conversación o qué es lo próximo que deberías decir…STOP, para y descansa, tómate algo y relájate. Piensa que al fin y al cabo muchos de tus interlocutores pueden estar igual de nerviosos que tú.

6. Pensar en cómo vives tu vida

Si crees que por mucho que lo intentas no eres una persona interesante, párate a pensar cómo estás viviendo tu vida. Si no tienes nada interesante que contar, ninguna anécdota divertida, ninguna experiencia inolvidable, quizás deberías comenzar a trabajar por ahí.

Cambiar algunos de tus hábitos y rutinas, realizar nuevas actividades, viajar, probar diferentes tipos de comida, hacer deporte o leer artículos interesantes, son solo algunas de las ideas que te ayudarán a ser más interesante y a sentirte cómodo en hablando sobre nuevos temas.

Esperamos que este artículo sea de vuestro interés y que nos dejéis comentarios más abajo o en FacebookTwitter y Google +

Imagen: Nomadic Lass

"Navarrico" de nacimiento asentado en Barcelona. Apasionado de la tecnología, el marketing, los viajes, el cine y las series de TV. Compagino mi trabajo con la escritura de artículos para blogs, y aunque parezca mentira, todavía me queda tiempo para disfrutar del resto de mis aficiones. Mi última creación blogger personal es Supercurioso.com, si sientes curiosidad te invito a que la visites.

1 Comentario

Dejar respuesta