¿Estás pasando por un mal momento? ¿Te cuesta ser positivo? Sabemos que a veces no resulta fácil sacar una sonrisa y dejar las cosas malas en un segundo plano. Hoy te mostramos cómo conseguirlo.

Hay dos tipos de personas en el mundo, las personas positivas y las negativas. No os engañéis, el realismo no existe: las cosas no son como son y punto; las cosas son como tú quieres que sean.

Primero que nada, hay que decir que el pensamiento positivo es una forma de ver las cosas, una forma de vida que se aprende y se asume con la práctica. No os preocupéis si no conseguís ser positivos el primer día, es normal. Practicad de forma activa los trucos que os comentamos a continuación y poco a poco lo conseguiréis.

¡Empecemos!

1. Céntrate en el presente

Evita pensar en las veces que algo te fue mal en el pasado, porque te estarás diciendo a ti mismo que eso te puede pasar en el futuro. No pienses en las 3 veces que te fue mal algún examen, ni en las 2 semanas que estuviste enfermo; piensa en las cientos de veces que te fueron bien los exámenes y los cientos de días que estuviste sano este año.

Desgraciadamente muchas veces nos preocupamos por cosas que no han pasado y no van a pasar… Sufrir por algo que no existe es un sinsentido. Es mejor esperar y ver qué ocurre.

smile

2. Saca lo bueno del presente

Si tienes un problema en el presente, trata de dejarlo en segundo plano. Piensa que tu vida está compuesta por muchas más cosas que ese problema y que además muchas de ellas con positivas. Piensa en tu familia, amigos, pareja, compañeros, en que hoy hace un día soleado, o que alguien te ha sonreído por la calle.

Hay muchos motivos por los que estar feliz y tranquilo y muy pocos motivos por los que estar triste y preocupado; pero parece que las personas tendemos a quedarnos con lo malo, y no puede ser.

goodcompany

3. Lenguaje positivo

Evita frases como: ‘No puedo hacerlo’, ‘no puedo más’, ‘seguro que va mal’, etc. Las palabras tienen una fuerza increíble sobre nuestros sentimientos y nuestros pensamientos. Por ello hay que aprovechar esa realidad de forma positiva: deberías empezar a decirte a ti mismo cosas buenas. Mírate al espejo y repite frases positivas como ‘hoy hace un día soleado precioso’, ‘hoy me queda muy bien el pelo’, ‘tengo mucha gente que me quiere a mi alrededor’, etc. Piropéate, ríete, salta… haz y di lo que necesites para sacar una sonrisa y salir a la calle con ella puesta.

mirror

4. Acepta que no puedes controlarlo todo

Puede que en principio sea difícil para ti abandonar la necesidad de perfección y control en tu vida, pero aceptar que las cosas no siempre ocurrirán como lo esperas, será liberador.

A veces algunas situaciones se encuentran fuera de nuestro control, y en vez de gastar energía en emociones negativas por ese hecho, mejor acepta que las cosas no han salido como querías. A veces podrás reflexionar sobre qué podrías hacer para que salga mejor la próxima vez, y otras veces simplemente date cuenta de que ha sido una casualidad que no dependía de ti y pasa página…

relaxed

5. Rodéate de gente positiva

A veces no es fácil ser positivo por uno mismo. Quizás estamos tan tristes o preocupados que no podemos salir de ese círculo solos. Por ello es bueno estar rodeados de gente positiva que nos puede escuchar y animar en un momento dado.

Cuando conozcas gente nueva, acércate a aquellos que tienen siempre una palabra amable o una sonrisa para ti. Muchas veces, esas pequeñas cosas, te alegran el día y te hacen ser más positivo.

Del mismo modo, intenta ser tú mismo alguien inspirador para la gente que te rodea. Ábrele a alguien la puerta, sonríe al ver a alguien, abrázale, haz reír a la gente con alguna historia o un chiste… Hacer felices a los demás también te hará feliz a ti.

makesmile

Así que ya sabéis… ¡Pensamiento positivo!

Imagen: Janaína Castelo BrancoCraig CochraneShandi-lee CoxBrenna DaughertyslalitMatteo Castelli

1 Comentario

Dejar respuesta