Ahora que entramos en el Otoño, los platos de calabaza son todo un habitual de nuestras mesas. Desde el puré de calabaza hasta el pastel de calabaza, todas estas recetas tienen un paso en común que es muy difícil de realizar: Pelar la calabaza.

Si lo has intentado en alguna ocasión, te habrás dado cuenta de que la piel de la calabaza es dura y además sus formas ovaladas no ayudan a que podamos pasar el cuchillo con facilidad. Si quieres comer calabaza, pero quieres evitar tener que comprar esta verdura ya pelada, no te preocupes, en este artículo te presentamos un modo eficaz de pelar calabaza.

¿Cómo pelar una calabaza?

Para poder realizar este truco sólo vas a necesitar un microondas, un cuchillo y un pelador de verduras normal.

En primer lugar deberemos cortar la parte inferior y la superior de la calabaza con un cuchillo de cocina grande. Una vez hayamos liberado a nuestra calabaza de ambas partes, procederemos a perforar la piel con el cuchillo. (No hace falta hacer demasiados pinchazos, aproximadamente 15 para una calabaza de tamaño normal).

Ahora tendremos que meter la calabaza en un microondas durante 3 minutos a máxima potencia. Cuando saques la calabaza déjala enfriar un rato, te darás cuenta de que la piel ha perdido dureza, y por increíble que parezca ahora podrás pelarla fácilmente con el pelador que utilizas para otras verduras.

Podrás sacar rápidamente todas las tiras de piel y además, ya habrás cocinado un poco la calabaza de manera que necesitará pasar luego menos tiempo en el horno o en la cazuela. Con este truco podrás disfrutar fácilmente de este rico y sano alimento. ¡Olvídate de volver a pelearte con una calabaza!

Dejar respuesta