¿Sabes cómo pelar tomates fácilmente? A menudo leemos recetas en las que nos piden como ingrediente principal tomates pelados, cosa que muchas veces no sabemos como hacerlo de manera rápida y fácil.

Tras leer este artículo vas a ser capaz de saber cómo pelar tomates fácilmente, y dependiendo de la cantidad utilizaremos una técnica u otra.

¿Cómo pelar tomates fácilmente?

1. Raspándolos

Si la cantidad de tomates a pelar no es muy elevada, entonces optaremos por esta opción que nunca falla.

Primero de todo necesitaremos un cuchillo sin filo o una espátula de metal como las que se usan para untar mantequilla. Con estos dos utensilios los tomates se pelan muy fácil ráspandolos por toda la superficie arriba y abajo, empezando por donde está el hueco del tallo e ir rotando hasta que toda la superficie del tomate quede raspada.

Tras raspar el tomate, con un cuchillo afilado haz un corte en la parte superior, en el tallo, y con la espatula de metal misma, tira la piel con cuidado hacia abajo. Con esta sencilla técnica te ahorrarás sacar la olla, poner agua a hervir…

2. Escaldándolos

Esta técnica es la más popular y la más clásica que existe y es muy útil para pelar una cantidad elevada de tomates.

Primero de todo coloca una olla con agua a hervir. Paralelamente coloca un bowl u otra olla con agua y hielo en su interior. A continuación haz un corte en forma de cruz en la parte superior de cada tomate, donde se encuentra el tallo. No debe ser profundo, simplemente superficial.

Cuando el agua esté hirviendo agrega los tomates (si no te caben todos los tomates de manera que queden cubiertos por el agua hazlo en varias tandas). Deja los tomates 30 segundos si están maduros o puedes dejarlos hasta un minutos si están muy firmes (el tiempo dependerá de la firmeza del tomate). Posteriormente retira los tomates de la olla y pásalos a la olla con agua fría y déjalos reposar un par de minutos, hasta que pierdan el calor.

Retira los tomates del agua fría, en este punto ya podrás ver como la piel se ha separado por si sola en la parte donde hiciste los cortes. Retira la piel poco a poco hasta desprenderte de la piel por completo.

  • Después de leer estas dos técnicas de cómo pelar tomates fácilmente, estate seguro que nunca más vas a ponerle impedimentos cuando tengas que realizar una receta en la que el ingrediente principal sea tomates pelados.

Dejar respuesta