“Una buena siesta de una hora puede mejorar tu memoria cinco veces más” añade un estudio de la Universidad de Ockahoma. La nueva información que nuestro cerebro va adquiriendo desaparece con normalidad, ya que prestamos la atención suficiente. Pero, se dice que con dos sencillos trucos, este hecho puede desaparecer y tu memoria mejora.

1. Duerme la siesta

El sueño es algo imprescindible para nosotros, de hecho, las 8 horas de descanso no las recomiendan porque sí, sino porque existe un estudio que aprueba que la cantidad  de sueño idóneo para nuestro sistema nervioso son 8 horas. Menos de ellas, si son completas, pueden ser hasta 6,5 h, pero hacer más horas de sueño, es un exceso a nuestra mente que luego se traduce en fatiga durante la jornada.

El profesor Axel Mecklinger, quien se ha centrado en este estudio expone que, después de haber observado a los grupos, aquellos que permanecieron activos y aquellos que durmieron una siesta, éstos últimos son los que recordaron la explicación teórica que se les había dado anteriormente con mucho más detallismo.

Probablemente no sepas cómo echarte la siesta, pero, no es tan difícil como parece. De hecho, solo has de buscar un sitio donde sepas que no te van a molestar o seguir alguno de nuestros consejos.

2

2. Evita rutinas

“El hecho de crear rutinas en nuestro día a día, nos provoca un estado de sosiesgo en nuestra actividad cerebral” así lo añade la Universidad de California. Y lo cierto es que es así, el crear rutinas hace que nuestra actividad disminuya y que por lo tanto, no se desarrollen otras áreas del cerebro que normalmente permanecen menos activas. Así que, si cada mañana que te levantas haces lo mismo, empieza por tomar otro camino cuando vayas de camino al trabajo o desayuna algo diferente o empieza a leerte un libro, etc.

No provoques que tu cerebro se duerma sino mantenlo despierto. En una de nuestras entradas decíamos que la mejor manera de mejorar la memoria era aprendiendo cosas nuevas y evadiendo la mente. Bien, construye rutinas diarias no semanales ni mensuales. Haz un plan sobre la marcha o cosas diferentes todos los días. Si bien es así, aprenderás cosas nuevas y por lo tanto, mejorarás tu memoria.

1

 

 

Fotografías: Rodrígo

 

 

Preguntándome sobre el mundo desde el siglo pasado, decidí estudiar Publicidad y Relaciones Públicas para poner en práctica posibles respuestas. Con el síndrome del viajero crónico y amante del aprendizaje, lleno mi vida con pequeñas cosas que hacen significantes mis días.

1 Comentario

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here