La puntualidad es un gran reto para muchos de nosotros. Llegar tarde genera estrés, mala imagen hacia los demás y falta de productividad. Una buena planificación de nuestras tareas y ganas de mejorar pueden conseguir que cambiemos este mal hábito y mejoremos nuestra puntualidad de forma definitiva.

Como mejorar la puntualidad

1. Conciénciate del cambio

A pesar de que la mayoría de impuntuales lo reconocen, no todos comprenden que es un problema que les afecta a ellos y a su entorno. Mentalizate que es un cambio necesario, ya que los primeros días puede convertirse en un reto estresante. A nadie le gusta esperar y entender que puede considerarse una ofensa hacia los demás puede ayudarnos a ser más responsables.

2. Obsérvate y conócete

Aprende tus rutinas ¿cuánto tiempo tardas en desayunar o darte una ducha? Conocer cuánto tiempo nos llevan nuestras acciones cotidianas nos puede ayudar a la hora de organizar nuestro día y evitar que nos convirtamos en “optimistas del tiempo” creyendo que en un periodo limitado podemos hacer más cosas de las que verdaderamente somos capaces.

3. Cambia de estrategia

Intenta estar listo 15 minutos antes de la hora prevista. Tranquilo, es muy probable que no lo hagas la primera vez– ni la segunda – pero poco a poco podrás ir cogiendo nuevos hábitos que te ayudarán a ser más puntual. Si es la primera vez que acudes a un lugar, procura salir con más antelación para conocer el camino y evitar retrasos.

4. Organízate

Crea un planning. Actualmente hay numerosas opciones y herramientas para estar al día de nuestras citas y tareas. Crea distintas check-list donde apuntar los objetivos que quieres cumplir en el día. Sé realista, aunque quieras hacer muchas cosas selecciona aquello que realmente vayas a ser capaz de cumplir.

5. Prioriza lo importante

Busca las tareas que realmente merecen tu atención. Si no tienes claro como clasificar tus tareas y objetivos puedes guiarte a través de un cuadro que relacione tus tareas importantes y las urgentes de esta manera.

URGENTE NO URGENTE
IMPORTANTE
NO IMPORTANTE

6. Utiliza alarmas y avisos.

Sincroniza una alarma cinco o diez minutos antes de que finalice tu tarea en el planning. Asegúrate de pasar a la siguiente en el tiempo acordado. Poco a poco irás siendo más productivo y perderás menos tiempo en la realización de los objetivos.

Mucha gente que llega tarde a sus planes no se da cuenta que están creando una mala impresión al resto. Llegar tarde puede ser considerado como una falta de interés e incluso de respeto. Solo si te conciencias de su importancia podrás cambiar definitivamente este aspecto de tu vida. ¿Conoces algún otro consejo para mejorar la puntualidad?

Estudiante de Comunicación Audiovisual descubriendo Barcelona. Amante del cine, el deporte y los viajes. Profesora de pilates en continuo aprendizaje. Apasionada del mundo de la comunicación y la narrativa transmedia.

Dejar respuesta