Las patatas fritas son una de las comidas más preparadas en todo el mundo. Se pueden comer solas, mojadas en cientos de salsas o como acompañamiento de miles de platos. A casi todo el mundo le gusta las patatas fritas, pero hay una gran diferencia entre unas buenas patatas fritas y unas patatas fritas mediocres.

El truco para hacer las mejores patatas caseras no pasa por comprar una freidora, el truco para hacer unas patatas fritas perfectas se puede resumir en dos procesos: Remojo y Freír dos veces. ¿Quieres conocer la fórmula secreta para unas patatas crujientes y deliciosas? No te pierdas el método:

Las mejores patatas fritas del mundo

1. Selecciona una variedad de patatas especial para freír.

Existen muchas variedades de patatas, todas se pueden freír, pero solo unas pocas son especiales para ello. En la bolsa o malla donde las compres indicará si son especiales para ello, sino puedes preguntar en la tienda o verdulería.

2. Pela y corta las patatas.

Córtalas con un tamaño de ancho aproximado de 1 cm. La largura dependerá de la patata y no influye en el resultado final.

3. Remoja las patatas en agua fría.

Ponlas durante tres minutos en un bol con agua fría y luego sácalas con papel de cocina. Esto ayuda a eliminar el almidón, evita que las patatas se peguen entre sí y elimina los azúcares que impiden que las patatas se frían con la máxima frescura.

4. Fríe las patas por primera vez.

Llena con aceite la sartén (evitar el aceite de oliva si no os gustan con sabor fuerte) y pon las patatas a freír durante cinco minutos. Dales vuelta de vez en cuando para que se hagan uniformemente.

Sácalas de la sartén y ponlas en un plato con papel de cocina para que se seque el aceite y se enfríen.

5. Fríe las patatas una segunda vez.

Vuelve a freír las patatas hasta que queden con aspecto crujiente y un poco tostadas (Entre 2 y 5 minutos). Una vez hecho esto, sácalas de nuevo y seca el aceite con un poco de papel.

6. Añade la sal.

Ahora puedes añadirles la sal y ya podrás disfrutar de unas fabulosas patatas fritas, crujientes por fuera y tiernas por dentro. ¡Cómo debe ser!

Si tienes algún truco para hacer las patatas fritas o algún complemento que añadirles, déjanos un comentario y compártelo con nosotros.

Imagen: Keith McDuffee

"Navarrico" de nacimiento asentado en Barcelona. Apasionado de la tecnología, el marketing, los viajes, el cine y las series de TV. Compagino mi trabajo con la escritura de artículos para blogs, y aunque parezca mentira, todavía me queda tiempo para disfrutar del resto de mis aficiones. Mi última creación blogger personal es Supercurioso.com, si sientes curiosidad te invito a que la visites.

5 Comentarios

Dejar respuesta