Seguramente muchas veces te habrás levantado en mitad de la noche sudando, por haber tenido una pesadilla en la que o bien estabas corriendo porque te perseguían o bien porque creías que te caías de algún lado.

Las pesadillas son una secuencia de imágenes, emociones y pensamientos muy realistas, que provocan un aumento del ritmo cardíaco y que en ocasiones nos fuerzan a despertarnos. Este fenómeno suele darse en una de las fases del sueño. Sobretodo en la segunda fase, la fase REM.

Normalmente no solemos recordar las imágenes que hemos tenido durante ésta, aunque podemos manifestar algún momento puntual. Ya que las pesadillas son sinónimo de pasar mala noche y por lo tanto, no haber dormido a penas, desde Modo Eficaz, os sugerimos algunos trucos para poder evitar las pesadillas.

1. Vigila con la cena

No es muy recomendable irte a dormir con el estómago muy lleno, esto se debe a que, los alimentos contienen diferentes valores energéticos y a su vez aumenta la actividad cerebral. Y claro, a diferencia del día, durante la noche, no gastamos aquellas kilo-calorías que ingerimos; es por eso que si comemos demasiado, eso es capaz de afectar a nuestro sueño incluso crear pesadillas.

Sobretodo aquellas comidas que causan indigestión – como las comidas picantes, pueden darte una muy mala noche. Así que si has pensado en ir al Mexicano esta noche, olvídate porque un estudio de la Universidad de Yale, asegura que la comida picante aumenta tu temperatura corporal, cosa que interrumpe el sueño, teniendo un impacto negativo en tus historias mentales.

1

2. Sueñoterapia

Los sueños son el reflejo de nuestro día a día. Nuestras preocupaciones, pensamientos y metas diarias se liberan y se ordenan de forma totalmente “random” para acabar formando las historias que soñamos. Si por casualidad llevas tiempo teniendo pesadillas, lo único que has de hacer es intentar pensar en aquello que te preocupa o te da miedo y apuntarlo en un papel.

Una vez hayas apuntado en el papel aquello que te acongoja, sólo tienes que leerlo en voz alta y quemar o romper el papel. Es una técnica que se hace mucho en psicología para traer a la realidad, algo que es intangible y quieres que deje de estar en alguna parte de tu cabeza.

2

3. La rutina del sueño

Normalmente cuando decimos que nos vamos a la cama, nos estamos un rato antes de ponernos a dormir, mirando cosas en Internet, leyendo un libro, contestando los últimos e-mails… pero rara vez, a no ser que estemos muy cansados, nos iremos a dormir. Expertos de la Universidad de Alabama, aseguran que quienes mantienen rutinas diarias a la hora de irse a dormir y levantarse, suelen tener un sueño de más calidad, ya que logran dormir mejor conciliando antes el sueño y levantándose menos número de veces durante la noche.

3

4. Modo avión

Desde la creciente necesidad que tenemos de estar conectados, hemos olvidado que existen los despertadores porque tenemos el móvil para ello. Lo que no sabemos es que numerosos estudios relacionan una prolongada exposición a radiaciones diferentes con el agotamiento de los sistemas de autorregulación de los seres vivos. Entre estos síntomas, el más común es el de la dificultad para conciliar el sueño o los dolores de cabeza. La contaminación invisible de móviles y redes Wifi puede dejarte en vela y dejarte sin un buen descanso y una consecuente pesadilla.

4

5. Stress off

Deja el estrés a un lado, éste puede contribuir a tener un mal descanso y por lo tanto a tener más posibilidades de tener pesadillas. Así que tómate el tiempo necesario para relajarte y trata de irte a dormir con la mente despejada y calmada.

Puedes practicas yoga o la meditación como método y si no tienes ni idea de qué es – aunque francamente son actividades que ayudan muy mucho a despejar la mente – date una ducha con agua caliente, lee un libro u otros métodos de relajación.

5

6. Practica el IRT

Prueba el tratamiento de ensayo de imágenes (Imagery Rehearsal Treatment).  Este tratamiento es un tipo de terapia cognitiva, cuya eficacia para reducir las pesadillas es considerable.

Durante el tratamiento de ensayos de imágenes, has de imaginar un final distinto para tus pesadillas: un final más agradable y satisfactorio, estando despierto.

Aunque también puedes hacerlo previamente de concebir el sueño, que es mucho mejor, imaginando un lugar pacífico y feliz como una playa o la cima de una montaña alejada. Puedes utilizar tu imaginación o emplear un sitio en el que ya hayas estado. No importa dónde sino el cómo. Ten pensamientos agradables y visualízate en sitios calmados y relajantes.

6

La-técnica-4-7-8 App

Fotografía: clement127

Preguntándome sobre el mundo desde el siglo pasado, decidí estudiar Publicidad y Relaciones Públicas para poner en práctica posibles respuestas. Con el síndrome del viajero crónico y amante del aprendizaje, lleno mi vida con pequeñas cosas que hacen significantes mis días.

Dejar respuesta