Es un hecho, hoy solo el 3% de la población se dedica a hacer aquello que le gusta. No es nada raro de suponer cuando precisamente el índice de conformidad por metro cuadrado, aumenta desconsideradamente cada día. Lo malo de conformarse, es que nunca llegas a ser feliz del todo, porque te dejaste una ventanita entre abierta algún día. Lo malo de conformarse es aprender a vivir con una cosa que podrías haber evitado. Lo malo de conformarse es que no eres tú, sino tu alter ego que decidió quedarse.

Que no hay trabajo, es un hecho, pero también es otro que los jóvenes y la sociedad de hoy, nos reinventemos a falta de él. El trabajo eres tú, no te vendrá a menos que no le pongas ese toque especial a las cosas. Debes tener en cuenta que, estamos en la vida de paso y que si verdaderamente crees en tus capacidades para ejercer de otra cosa, no hay mejor ingrediente que las ganas de poder soñar y realizar tus sueños. Claro que estarás pensando: y el piso, la comida y todo lo demás, ¿cómo lo pago, con aire? Te diría que fueses a países como la India, que no tienen nada y son felices con bien poco, pero claro, no puedes permitírtelo no porque tu trabajo no te deja hacerlo sino porque te suena a coña lo que digo.

En la vida hay dos tipos de personas: las que se estancan con el miedo o las que el mismo miedo les hace avanzar hacia rutas mágicas. Si has hecho click en la entrada es por algo, y lo sabes, así que si aún después de haberme leído, no tienes claro, porqué has hecho click en la ella, vuelve a leer el título y mentalízate que quieres conseguir el cambio.

1. “Me gustaría hacer algo diferente si supiese qué hacer”

Parece que es la pregunta número uno. No saber qué te apasiona o no saber los puntos fuertes, talentos o el toque diferente que quieres dar al mundo con tu trabajo, es un gran problema. Son cosas que uno no se las replantea, a menos que esté perdido. Así que empieza por pensar sobre todo esto, sobre quién eres, qué quieres conseguir, dónde quieres llegar. No es cosa de dos días, ni tres, ni dos semanas, pero has de trabajarlo para llegar a algún sitio. No hay nada más importante que tú para poder ser feliz. No te decepciones y échale bemoles a la cosa.

1
2. Habla

Quieres que las cosas cambien, pero con éstas desordenadas en tu cabeza, no puedes ver demasiado claro. Habla con los tuyos, pide opiniones, háblales sobre aquello que creen que eres, llénate de percepciones que tienen los tuyos de ti, para poder encaminar tus aptitudes (que no ves demasiado claras y que estás trabajando en ellas), para poder saber hacia dónde tienes que empezar tu ruta.

2

3. Pregunta a tus personas más cercanas

A mí personalmente me sirvió preguntar a un par de amigos, a mis padres y a una profesora que siempre llevaré conmigo. Les hice una serie de preguntas que me permitiesen saber en base a mi personalidad, hacia dónde debía mantener la línea. Estas preguntas no eran nada difíciles, solamente con cuatro de ellas, serán suficientes:

– ¿Cuál crees que podría ser una pasión para mí y por qué? Si puedes decir tres o cuatro, ponlas en orden y explícalo.

– ¿Cuáles crees que son mis principales puntos fuertes o mi talento natural? Explícalos

– Escribe por encima aquello que conozcas de mí, aquello que tengas siempre en la cabeza que crees que sería bueno que hiciese como carrera profesional, un voluntariado, etc.

– Imagínate que no me conoces de nada, ¿qué talento o skill me pagarías por enseñarte o ayudarte con? ¿Por qué?

Es curioso porque el resultado es totalmente opuesto a lo que verdaderamente imaginas.

3

4. El peor paso, es no dar ninguno

Y sabes que es así. Lo peor que puede hacer alguien en la vida es no dar ningún paso o no tomar ninguna decisión. Quedarse inmóvil frente a la vida esperando a que llegue el cambio. Pero es que no debes olvidar que nadie, hará nada por ti, a menos que tú lo hagas. No tengas miedo a los cambios, porque esto es la vida de verdad. Constrúyete el mismo hábito de descubrir cosas. Descúbrelas por días, horas, como quieras, pero no te quedes haciendo la misma tarea durante semanas. Muévete y actívate si no quieres pasarte la vida pensando lo que te hubiese gustado hacer con tu vida laboral. Si tienes gente a tu lado, te apoyarán durante todo este tiempo en el que tus ideas, no estén del todo claras.

4

Fotografía: Estitxu CartonSusana Fernandez

Dejar respuesta