En su primer año, los bebé pasan por muchos cambios y llega a hacer cosas nuevas casi cada día. El paso del biberón o del pecho a la cuchara es un paso importante para el niño y para la mamá, que podrá empezar a darle poco a poco comida sólida y más variada a su hijo. A partir de los 6-7 meses los bebés ya pueden empezar a asimilar los nutrientes de otros alimentos más allá de la leche materna o en polvo. Eso depende del niño, pero esa suele ser la época ideal.

Hoy os traemos los pasos que debéis seguir si queréis que vuestros pequeños empiecen a comer con cuchara.

1. Compra una cuchara específica

Es importante usar una cuchara de silicona flexible que podrás encontrar fácilmente en parafarmacias y farmacias. Este tipo de cuchara ayudará a que puedas adaptarte a los movimientos que el niño haga con la boca y además será delicado con su boquita.

2. Haz que se familiarice con ella

Ponle la cuchara cerca de los juguetes, o dásela para que la toque y se la meta en la boca. De este modo, cuando empieces a darle de comer con ella, ya no le parecerá un objeto extraño.

3. Introduce los alimentos gradualmente

Antes de empezar con las papillas, intenta darle a tu bebé un poco de la leche que le das habitualmente con la cuchara. Puedes añadir quizás unos cereales para bebés para que la textura sea más sólida.

De este modo, aunque la forma de tomar este alimento sea diferente, el sabor será el mismo de siempre y hay más posibilidades de que no lo rechace.

4. Respeta sus muecas

Si ves que rechaza la cuchara o algún alimento nuevo que has intentado introducir como una papilla de frutas… Ten paciencia. Sigue con el pecho o el biberón y espera un tiempo hasta volver a intentarlo. La siguiente semana quizás haya más suerte.

5. Poco a poco

Si se decide a comer con la cuchara, empieza con alimentos dulces como los que llevan fruta… ya que la leche materna es dulce y ese es un sabor que a ellos les va a resultar familiar. Pon poca cantidad en la cuchara, acércaselo a la boquita y espera a que se acerque él/ella mismo/a para probar poco a poco el contenido y el sabor del alimento. A medida que lo acepte, puedes ir llenando la cuchara.

6. Ofrécele alimento de calidad

En el mercado hay muchos potitos y papillas para niños ya hechas. Es una buena opción, pero también puedes crear tú mismo/a la papilla en casa. Basta con tener un buen robot de cocina. Puedes mezclar frutas maduras y dulces como las manzanas o los plátanos. Si quieres empezar con los alimentos salados como purés de carne y verdura ten en cuenta que un bebé no necesitará más de 30-40 gramos de carne o pescado; mucho ojo con la sal ya que no se debería añadir a los purés caseros y no temas en añadir aceite de oliva en la mezcla ya que los bebés están acostumbrados a las grasas buenas de la leche materna.

7. Dale autonomía

Cuando vayan pasando los meses, el niño puede aprender a comer solito con la cuchara. Dale directrices cuando veas que no lo hace bien, pero déjale experimentar y si tiene hambre, conseguirá comer bien con cuchara.

comesola

¡Mucho ánimo a todos en la maternidad y paternidad!

Imagen: Merlijn HoekDanny Mualim

Dejar respuesta