Los curriculums son como las familias, cada uno lo hace como mejor sabe. La verdad es que cuando se trata de hacer cosas donde no existen unas reglas específicas, nos cuesta mucho dar paso a nuestra imaginación e improvisar nuestra manera de hacer. Por eso mismo, cuando se trata de venderse a uno mismo en una hoja, dos o tres para conseguir trabajo, muchas veces no escogemos las mejores palabras para hacerlo.

Siempre puedes coger plantillas donde expongas la información detallada de ti pero, y cuando se trata de describir tus aptitudes, ¿qué es lo que pones exactamente? Hay algunas palabras como el perfeccionismo que juegan con una arma de doble filo.

1. Lograr lo mejor o lograr cuanto esté en tu mano

Cuando vendemos una referencia de perfección, la empresa o la persona que te entreviste siempre tendrá la concepción de que tu nivel o tu rendimiento laboral está mucho mayor a la media de cualquier persona. Debes evitar palabras como mejor, perfecto, etc. Aparte de que no aportan demasiada credibilidad – ya que no se puede alcanzar ese nivel de perfección nada más entrar en una empresa – son palabras que pueden “pecar” de altivas o prepotentes.

1

2. Ser ambicioso o intentar mejorar siempre

Palabras como ambiciosidad siempre inspiran poca confianza en una persona que intenta optar a un puesto de trabajo. Recuerda que lo más necesario siempre es la humildad y las ganas de superación de uno mismo.

3. Pensar más allá de los límites o guiarse de los consejos de los demás

Nunca quieren a una oveja que se salga demasiado del tiesto. Prefieren a alguien que se pueda adaptar a la filosofía corporativa y sea coherente con los comportamientos corporativos. Eso no quiere decir que no puedas expresar tu opinión libremente, sino que, cuando lo hagas intenta estar siempre “mentado” por alguien que ya lleva experiencia en la empresa, porque eso siempre es síntoma de integración.

3

4. Tener actitud en dirección de equipos o trabajar en equipo

No puedes ir con una carta de presentación a una empresa y decir que eres una persona capaz de manejar equipos. En el caso de que estén buscando a alguien con ese perfil y tu hayas demostrado tu gran capacidad organizativa en los equipos, con el tiempo ya vendrá hacia a ti esa oportunidad.

5. Ser una persona a la que recurrir o crear valor

La verdad es que la palabra de “creación de valor” aumenta mucho las posibilidades y da otro punto de vista a tu perfil. Crear valor a una empresa es mejorar lo que ya ha conseguido hasta ahora. Es una manera de decir “porque yo lo valgo” pero diciéndolo con buenas palabras. En cambio, ser alguien a quien recurrir, le pasa lo mismo que a las dos primeras, puede pecar de ser algo prepotente.

5

6. Ser activo o sacar provecho

En las empresas, el tiempo es oro. Puedes ser una persona muy activa pero quizá que no tenga ímpetu como para sacar beneficio de ello. Así que de alguna manera u otra, la palabra “sacar beneficio, sacar provecho” de los proyectos, tendrá que aparecer en tu lista de aptitudes principales.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here