¿Te has encontrado alguna vez con el compromiso de comer algo que no te gusta por no ofender a quién lo ha preparado? A mi esto me ha pasado decenas de veces, no es que sea una persona especialmente rara con la comida, me gusta todo excepto el pescado o cualquier animal acuático de mar, rio, estanque, lago, charco o superficie acuosa indeterminada. ¡Vaaale!, soy un poco raro, pero no soy de esas personas que dicen “no me gusta” sin haberlo probado, yo siempre pruebo y luego ratifico mi animadversión.

Por supuesto el pescado, el marisco y demás animales acuáticos son comidas bastante habituales en la dieta Mediterránea, así que las paso canutas cada vez que me invitan a comer, me encuentro con un plato de estos ingredientes y no tengo la suficiente confianza con el anfitrión como para decir. “Quítame eso de delante”

como comer algo que no te gusta
Mi cara cuando descubro que el menú incluye pescado

Entonces, ¿qué se puede hacer para comer cosas que no te gustan?, os aseguro que he probado muchas técnicas y estas son las que mejor me han funcionado. Con ellas he conseguido pasar un mal trago de la mejor forma posible y sin que los demás lo noten.

La técnica para comer algo que no te gusta

Esta técnica tiene dos objetivos, el primero de ellos es intentar hacer que la comida no esté tan mala, el segundo es intentar que la persona que te ha invitado a comer no se entere de que no te gusta. Debes transformaste en un maestro del engaño, el embauque y las triquiñuelas, debes hacer la mejor interpretación de tu vida y cuando te pregunten ¿qué tal está la comida?, contestar ¡deliciosa!

Como comer algo que no te gusta
La cara del anfitrión si se da cuenta de que no te gusta su comida.
Paso 1. La excusa

Está claro que resulta difícil decirle que no te gusta la comida a la persona que te invita a comer, pero lo que si es fácil es pedir que te ponga poca cantidad. Las excusas que puedes poner son varías, desde un simple “suelo comer muy poco” hasta un enrevesado “el médico me ha dicho que tengo una pequeña úlcera y me ha obligado a reducir la cantidad de comida”. Estas excusas suelen funcionar muy bien, el problema viene si en verdad te estás muriendo de hambre y después de comerte el primer plato que no te gusta, te ponen un segundo plato delicioso. Sin darte cuenta puedes estar haciendo esto:

Comer comida que no te gusta
Yo cuando después de comer algo que no me gusta, me ponen algo que adoro
Paso 2. El trampantojo

Un trampantojo es, en términos culinarios, un plato que parece ser una cosa pero que resulta se otra. Es decir, un trampantojo intenta engañar visualmente al comensal haciéndole creer que va a comer una cosa, pero sorprendiéndole con otra. Por ejemplo, el Chef podría preparar un postre de chocolate blanco y naranja con forma de huevo duro, cuando el comensal lo probara se sorprendería al comer algo que no esperaba.

¿Por qué os cuento todo esto del trampantojo?, porque vamos a hacer uno muy rudimentario con nuestro plato. En mi caso que no me gusta el pescado y dado que no puedo modificar la forma del plato, mi objetivo será que tenga sabor a otra cosa. Para ello miro los condimentos que hay en la mesa y hago una mezcla disimulada de los mismos. Por ejemplo: le hecho una dosis extra de pimienta al plato, lo mezclo con pan o lo unto en salsas. El objetivo engañar a mi cerebro haciéndole pensar que está comiendo otra cosa y disimulando el sabor del pescado. ¡Saca al chef que llevas dentro!

Comer cosas que no te gustan
Yo elaborando mi rudimentario trampantojo
Paso 3. Pequeño y sin masticar

¿Recuerdas eso que dicen los médicos de: “mastica mucho la comida, es mucho más sano”? ¡Pues olvídalo!, mastica lo mínimo, lo justo para poder tragar. Cuanto más rato pase la comida en tu boca, más se empaparán tus papilas gustativas de ese sabor que aborreces.

Para poder llevar a cabo este paso sin morir en el intento, debes llevarte a la boca trozos muy pequeños, cuanto más pequeños mejor. Tardarás un buen rato en comer, pero no te preocupes, recuerda que tienes una excusa: ¡Las úlceras que te diagnosticó el médico! 

como comer cosas que no te gustan
Si te metes trozos grandes en la boca…se te formarán grandes bolos
Paso 4. ¡Que corra el agua!

Bebe agua, mucha agua. Si antes y después de cada mordisco das un trago de agua, estarás limpiando las papilas gustativas de ese “horrible sabor”. Y no te preocupes, si crees que puede parecer un comportamiento un tanto extraño, tienes tu excusa de las úlceras…

aprende a comer cosas que no te gustan
Este Gif no está muy relacionado pero me ha hecho gracia

Por último recordarte que es cuestión de mentalizarse y de demostrar valor y determinación. Piensa que el plato que tienes delante tuyo no es infinito y que a cada bocado que te metas en la boca, estarás reduciendo a tu enemigo hasta acabar con él. ¡Con un poco de suerte, al final de la comida tu aspecto será mejor que este!

comer cosas que no te gustan

Imagen: daniellehelm

"Navarrico" de nacimiento asentado en Barcelona. Apasionado de la tecnología, el marketing, los viajes, el cine y las series de TV. Compagino mi trabajo con la escritura de artículos para blogs, y aunque parezca mentira, todavía me queda tiempo para disfrutar del resto de mis aficiones. Mi última creación blogger personal es Supercurioso.com, si sientes curiosidad te invito a que la visites.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here