Imagínate la situación: Te acabas de comprar un teléfono móvil nuevo, has puesto un protector a la pantalla para que no se raye y una funda a la carcasa para que resista mejor los golpes. ¡Quieres que este móvil te dure como nuevo durante mucho tiempo! Esa misma tarde vas con los amigos a la piscina, llevas el móvil guardado en un bolsillo del bañador y ¡Sorpresa! Te das cuenta de que te has metido al agua con él.

Cuando lo sacas del agua te das cuenta de que en la pantalla sólo se ven manchas luminosas y los botones han dejado de funcionar. ¡Está a punto de darte un infarto! Pero espera….aún tienes una oportunidad de recuperarlo.

Esta larga e innecesaria introducción pretende rememorar una situación que muchos de nosotros hemos vivido de una manera u otra; un móvil que se moja y deja de funcionar. En algunas ocasiones lo que intentamos es dejar que se seque y llevarlo al lugar dónde lo compramos para decir que “se nos ha roto sólo” pero este es un recurso que muy pocas veces funciona ya que los móviles están dotados con unas pegatinas interiores que cambian de color si notan humedad.

Entonces…¿Qué podemos hacer para salvar la vida de nuestro preciado Smartphone? Puedes intentar usar la fórmula del Arroz. ¿Quieres saber cómo funciona? Te lo contamos.

Arreglar un móvil mojado usando arroz

Es importante tener en cuenta que cuanto menos tiempo pase desde que se te moja el móvil, hasta que pones en práctica esta técnica, más posibilidades tendrás de recuperarlo. También es importante que mientras esté el móvil mojado no aprietes ningún botón para evitar que el agua entre en otros compartimentos.

  • Lo primero que deberemos hacer es retirar las fundas, protectores y otros accesorios que pudieran molestar para manipular el teléfono.
  • En segundo lugar tendremos que quitar la tapa y la batería del móvil (si tu teléfono lo permite) y comenzar a secarlo suavemente con una toalla seca o un poquito de algodón.
  • También tendremos que quitar la tarjeta SIM y la tarjeta de memoria (en el caso de que tenga) y secar también suavemente.
  • Ahora viene el truco: deberás llenar un bol con arroz (seco) y enterrar el teléfono y la batería en su interior. El arroz es capaz de absorber la humedad del ambiente. Es así que podrás conseguir extraer todo el agua que queda en tu dispositivo evitando que se oxide. El teléfono deberá estar por lo menos 24 horas en el interior del bol y hasta que no lo saques no podrás enchufarlo.
  • Pasadas las 24 horas llega el momento crítico: Es hora de sacar el móvil y probar si efectivamente ha funcionado este truco. ¡Mucha suerte!

Que funcione o no este truco depende de muchos factores, entre ellos el modelo del teléfono, el tiempo que ha pasado debajo del agua o incluso si se ha mojado estando encendido o apagado. Esperamos que en tu caso lo puedas recuperar.

1 Comentario

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here