No todos los días sale el sol para todos. Tenemos siempre días mejores y días peores… No obstante, recuerda que está siempre en tus manos darle un giro al día y mejorarlo.

¿Que no sabes cómo? Hoy te damos algún consejito…

¡Empezamos!

1. Desahógate

Si has tenido un mal día en el trabajo, alguien te ha tratado mal, tienes miles de responsabilidades encima o te encuentras un poco mal de salud… Cuéntalo, exprésate, llora incluso si lo necesitas. Pero haz lo que sea necesario para sacar toda esa negatividad de tu cuerpo.

2. Cambia el chip

Una vez desahogadas tus penas, sécate las lágrimas, deja de quejarte y lávate la cara. Date una ducha refrescante y ponte guapo o guapa. Vernos bien físicamente siempre ayuda a que estemos más positivos y sintamos más confianza en nosotros mismos.

3. Acércate a esas personas

Todos tenemos familiares, amigos o a nuestra pareja que nos anima, nos hace sonreír y sobre todo nos transmite una paz interior que nadie más puede darnos. Para alegrar tu día únete a ellos y proponles un plan juntos. Puedes salir a cenar, a tomar una cerveza fuera, al cine, ver una película en casa, preparar un bizcocho o lo que se te ocurra.

4. Ríe mucho

Solo o acompañado haz lo posible por reír. Es la mejor terapia para sacar todo lo malo de dentro y dejar sitio a las buenas vibraciones. Ponte una comedia, escucha música, baila, canta, busca vídeos graciosos por YouTube, queda con tus amigos más divertidos… ¡Anímate y sonríe!

5. Quédate con las cosas importantes

Que algo te quede claro, querido lector, una sola cosa buena que te pase en tu día debería valer más que una cosa mala que te pueda pasar. Desgraciadamente, a las personas, nos basta que nos ocurra una pequeña tontería para echar por tierra todas las cosas positivas del día.

Da las gracias por lo bueno que tienes, que seguro es mucho. Personas que te quieren, te apoyan, te cuidan… Un día soleado, un compañero que te trae el café… Miles de cosas positivas que harán que tu día hoy y siempre sea alegre.

Dejar respuesta