A todos nos ha pasado en más de una ocasión: Te encuentras con alguien a quién supuestamente conoces, pero no recuerdas su nombre. Sin lugar a dudas es una situación embarazosa y más todavía si la otra persona sí recuerda el tuyo.

En Modo Eficaz ya hablamos en el artículo “3 Pasos simples para recordar nombres” una manera efectiva de ayudar a nuestra saturada memoria en este proceso. Pero no nos vamos a engañar, siempre hay nombres que se nos olvidan, te ha pasado y te seguirá pasando y es por ello que necesitas conocer las técnicas ninjas que te voy a explicar a continuación.

¿Cómo actuar si no recuerdas el nombre de una persona?

Recordar el nombre de las personas es importante porque más importante es aún decírselo. Cuando a una persona la llamas por su nombre no sólo demuestras interés y respeto sino que también haces que se sienta importante y por lo tanto más predispuesta a colaborar contigo. Algunas técnicas que te ayudarán a lidiar con estas situaciones en las que te traiciona la memoria son:

1. Cuando acabas de conocer a la persona

A veces, cuando nos presentan a alguien, estamos más preocupados por causar una buena impresión que por interiorizar el nombre de la persona. Por este motivo, minutos después, olvidamos su nombre y nos sentimos como tontos cuando queremos dirigirnos a ella.

En estos casos lo mejor es pedir que nos repitan su nombre. Cuanto antes mejor, ya que conforme pasa el tiempo, cada vez nos resultará más embarazoso. “Perdona, podrías volver a repetirme tu nombre” o “Lo siento, ¿Cómo te llamabas?” Así de simple.

Cuando sepas ya el nombre utiliza la repetición, esta técnica consiste en repetir el nombre de la persona varias veces en las siguientes frases que intercambies con ella. Por ejemplo, respondiendo “encantado de conocerte Javier”, “Javier, ¿Cuántos años hace que vienes a este evento?”… Esto ayudará a tu cerebro a localizar en un contexto el nombre de la persona y por lo tanto a afianzarlo con mayor seguridad.

2. Cuando ya conoces a la persona desde hace un tiempo

En este tipo de situaciones es la memoria a largo a plazo la que nos falla. Vamos andando por la calle y nos encontramos con un conocido que hace unos años que no vemos. Nuestro cerebro es capaz de reconocerle, es decir, de reconocer su cara, pero no es capaz de asociarle un nombre. ¿Qué debemos hacer entonces?

  • La técnica del teléfono: Seguramente no tengas el registro del teléfono de esta persona guardado en tu móvil. Es por ello que puedes aprovechar y decirle, “Hey, ¡apúntame tu teléfono y así la próxima vez que vengas por aquí nos podemos llamar” En ese momento puedes dejarle tu teléfono para que sea él quién tenga que escribir el registro, cuyo primer campo siempre es el nombre.
  • La técnica de Facebook o Twitter: Si no tienes a esta persona como amiga en Facebook o Twitter puedes utilizar esta técnica: En Facebook o Twitter hay algunas personas que tienen un nombre de usuario diferente a su nombre real, puedes aprovechar este factor para preguntarle: “¿Qué nombre de usuario tienes en Facebook?” Normalmente te responderá con su nombre, si tienes mala suerte será uno de los que se ponen nombres de usuario diferentes.
  • La técnica de la tarjeta de visita: Si se trata de una persona que conozcas desde un ámbito laboral puedes ofrecerle tu tarjeta de visita, si ella también tiene tarjeta de visita, te devolverá la suya y podrás desvelar el misterio de su nombre.

¿Utilizas alguna otra técnica que no hayamos nombrado? Déjanos un comentario o cuéntanosla por las redes sociales para que podamos añadirla a este artículo.

1 Comentario

  1. Cuando se acaba de conocer a una persona y se nos olvidá el nombre la técnica de repetición no funcionará (que es muy buena pero que necesita el saber del nombre). En esos momentos cuando nos encontramos con las ganas de recordar el nombre que nos acaban de decir, pienso que lo mejor es no intentar recordar el nombre o tratar de buscar la forma de saberlo de nuevo, me parece que lo mejor sería dejar fluir la conversación sin darle importancia al nombre. Claro esta que si tenemos control de la mente y de la conversación buscaremos la forma de llegar a algún tema con los nombres como el teléfono, redes sociales, etc.

    Cuando ha pasado ya algún tiempo…
    Me parece que funcionaría preguntar en el momento indicado:
    – ¿cómo es que te dicen en la casa/tus amigos?

    Si la persona no tiene algún vínculo es díficil lo del teléfono, desde el primer momento sería recomendable recordar nuestro propio nombre mientras saludamos, si lo hacemos de una forma tranquila, la otra persona no lo verá de forma ofensiva y responderá el saludo con su nombre también.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here