La gran parte de lo que consideramos realidad, es fruto de nuestras expectativas, creencias o pensamientos que hemos formado al rededor de ésta. Y por otro lado, la creación de las expectativas, creencias o pensamientos, están formadas por los hábitos que integramos a nuestra rutina diaria. Sí, en efecto, muchas de esas rutinas están formadas inconscientemente y en algunas ocasiones, pueden ser algo contraproducentes para nosotros ya que estos hábitos, acaban aconteciendo en rutinas. Aún así podemos girar la tortilla y utilizar ese pensamiento positivo que necesitamos aplicarnos a veces y crear nosotros mismos nuevos actos y hacer más significantes nuestros días.

El punto de partida empieza cuando reconocemos que tenemos que empezar a luchar por lo que queremos, creando otro tipo de pensamientos para modificar nuestro concepto de realidad. Una de las formas más efectivas es cambiando nuestra creencia a partir de pequeños rituales que hagas durante el día.

Hoy, para que no lo dejes para mañana, te traemos lo que nosotros consideramos la mejor manera para cambiar hacia una actitud positiva nuestro día a día.

1. Agradecer

El sentimiento de estar agradecido y apreciar aquellas pequeñas cosas y momentos que nos están pasando en nuestra vida, es proabablemente una de las acciones que más pasamos por alto y la que es más importante. Es un perfecto pequeño “ritual mañanero” o lo que es lo mismo, es una buena manera de empezar el día con buen pie.

El poder de estar agradecido es que este acto te hace focalizar aquello que está funcionando en tu vida. Es un positivismo selectivo, que refuerza nuestro pensamiento y acontece en una motivación interna que nos hace estar más contentos. Así que, elige los buenos puntos que funcionen en tu vida: tu familia que te quiere, tu vida, tu salud, los amigos, las pequeñas escapadas… etc.

Tu subconsciente seguirá aquello que tu mente activa piense, así que deja de pensar en las cosas malas.
Como dice el proverbio chino: Si no tiene solución, por qué te preocupas? Y si la tiene, por qué te preocupas?

3

2. Escribe tus tareas más relevantes

Es una práctica muy útil. Empieza tu día haciendo un análisis de todo lo que debes hacer durante el día y escríbelo una por una en orden de importancia. Estas tareas son las que apoyan los objetivos importantes de largo plazo, ya que son pequeñas dosis de motivación que nos aplicamos diariamente, cosa que nos hace sentir más fuertes y capaces para enfrentarnos a nuestras metas más difíciles.

Lo que es verdaderamente importante en este ritual es que te familiarices con esas tareas y las completes lo más pronto posible a lo largo del día. Si no las das por acabadas – porque te has querido poner muchas – no te frustres, déjala para el día siguiente y acábala, somos personas, no robots!

4

3. Afirma aquello que conseguiste

Cuando hayas acabado las metas, probablemente la satisfacción de poder tacharla es, bastante complaciente; pero por desgracia siempre nos acabamos olvidando de nuestros logros. Nosotros te recomendamos que dentro de la agenda o de un calendario, anotes aquellas metas de las que te sientas más orgulloso, para tenerlas en cuenta y leerlas y así poder interiorizar que fuiste capaz de hacerlo.

2

4. Practica el Qi Gong

De acuerdo con la filosofía china, Qi Gong, significa la práctica hacia una vida con fuerza y una energía inherente en todos los aspectos y la manera que tenemos de cultivar esta fuerza y energía en nuestro cuerpo. Quizá te suene algo isoterista o surrealista pero de hecho, la práctica está formada por unos ejercicios super básicos que te ayudarán a mejorar tu salud y tu vitalidad diaria.

Hay numerosas formas de practicarlo, la gran mayoría son de pago – si quieres instrucción sobre la práctica – pero hay muchos sitios gratis, desde plataformas on-line como YouTube, que también pueden instruirte igual de bien.

1

5. Agua caliente y limón

La simple manera de poner en un vaso de agua unas gotas de zumo de limón y beberlo cada mañana como un té. Es un ritual muy sencillo que, personalmente sigo cada mañana. Aparte de aportarnos vitamina C y una manera de eliminar las toxinas, por la mañana, el té de limón equilibra y mantiene nuestros niveles de PH corporales, reduce el dolor y la inflamación en las articulaciones y ayuda a nutrir nuestras neuronas.

7

6. Levántate antes

Sé que te cuesta de por si levantarte, pero, créeme que después de haberte habituado a estas prácticas diariamente tu descanso se vera totalmente transformado hacia mejor. Las ventajas de levantarse pronto, son muchas. Ya lo dijo el dicho: “a quien madruga, Dios le ayuda”. No sé si será dios quien nos ayude pero vamos, el hecho de levantarnos pronto siempre nos hace ser más productivos, porque aprovechamos más la mañana.

5

7. Escucha buena música

En si mismo no es un ritual como los demás. La música tiene un fuerte impacto en nuestro estado anímico, especialmente por la mañana. Tiene una carga muy emocional y ésta nos proporciona una mirada más positiva – o negativa, depende de lo que te pongas a escuchar – a lo largo del día. Mucha gente se levanta escuchando música o va camino del trabajo con ella puesta.

Seleccionar el tipo de música que queremos escuchar por la mañana, tendrá un gran impacto en nuestro día en general. Intenta escuchar música con tonos agudos y rítmicos por la mañana, porque suelen despertarnos más positividad. Si escoges sonidos con un tempo lento y sonidos bajos, porque te sientes alicaído, esta música reforzará ese sentimiento y el día será un bucle. Lo que se hace es poner lo opuesto a como nos sentimos.

6

Aún así, no olvides que somos personas y que tenemos que hacer aquello que nos haga sentir nosotros mismos en cada momento. No olvides que nosotros solo podemos aconsejarte en la medida de que queremos que seas una persona fuerte y feliz!

Fotografías: MTSOfan, Gonzalo MalpartidaJasmin Bauer,  Phil Carlton, Mychkine, Jens Schott Knudsen

 

2 Comentarios

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here