Aprende a decir no a pesar de tener verguenza y creer que es falta de educación. Muchas personas son incapaces de decir NO ante una petición por una mezcla de estos factores. A pesar de que ser educado y ofrecer ayuda siempre que se puede es una buena cualidad, en ocasiones, hacer ese tipo de concesiones pueden generarnos desgana o incluso estrés.

En este artículo vamos a hablar de la importancia de saber decir que NO y de cómo decirlo a pesar de que nos de vergüenza y aprende a decir no.

La importancia de saber decir “No”

Cuando nos hacen una proposición que tenemos que aceptar o rechazar, la aceptamos en muchas ocasiones únicamente por evitar un malestar social. Desafortunadamente esto nos puede traer muchos inconvenientes en nuestra vida. Por poner un ejemplo:

Lo que te piden: “Hey Ana, ¿Puedes cambiarme el turno del Viernes? Es el cumpleaños de mi hija y me gustaría celebrarlo con ella”. 

Lo que respondes: “Claro, no hay problema”

Lo que piensas: “¡Qué pena! Quería aprovechar el Viernes para poder salir antes de escapada de fin de semana”

Nos dispersamos mucho con este tipo de compromisos y luego no somos capaces de cumplir con nuestras obligaciones de una manera aceptable. Además esto nos aleja de lo que de verdad importa: Pasar más tiempo con la familia, dedicar tiempo a nuestros hobbies o incluso hacer deporte.

Aprende a decir no

El primer paso para aprender a decir que No es ser capaz de poner en perspectiva cada una de las proposiciones a las que eres invitado. Es decir, debes pensar realmente si te interesa aceptarlas o si no te interesa. Para ello puedes preguntarte: ¿Qué estaría haciendo yo en el caso de que pudiera rechazar esta propuesta?, ¿Tengo suficiente tiempo cómo para afrontarla?, ¿De verdad me apetece aceptarla?.

Si te piden un favor mediante email, whatsapp o cualquier otro medio que no tengas que responder al instante, no tendrás problema. Pero claro, si te lo piden cara a cara, se producirá un silencio incómodo mientras te haces las preguntas que hemos mencionado y pones en perspectiva la petición. Para ello hay un pequeño truco que puedes poner en práctica: Utilizar una evasiva para ganar tiempo y responder cuando lo hayas valorado bien.

Evasiva preparada para una petición cara a cara

Si la petición nos la hacen cara a cara nos costará más rechazarla, además, tendremos que tomar una decisión casi de manera instantánea. Es por este motivo que siempre debemos tener preparado mentalmente un grupo de respuestas evasivas que nos permitan posponer la toma de decisión de una manera educada.

A continuación te ponemos algunos ejemplos de estas respuestas evasivas:

“Suena interesante pero déjame que consulte esta noche mi agenda y te lo confirmo en cuanto lo haga”

“Creo que tengo obligaciones para ese día, déjame ver si lo puedo mover y te digo algo”

“Tengo que consultarlo con mi pareja / compañero de trabajo / otra persona y te lo confirmo luego”

Por supuesto puedes crear tus propias respuestas adaptadas a tus necesidades. Si te das cuenta todas estas respuestas te permitirán en un primer momento ganar tiempo para pensarte la decisión y además te permitirán decir rechazar la respuesta sin la vergüenza inicial que te puede suponer el estar cara a cara.

Una evolución constante

Conforme te vayas acostumbrando a decir que No, cada vez te resultará más fácil hacerlo. Tendrás más libertad para tomar las decisiones que de verdad te gustaría tomar y por lo tanto tendrás más libertad para gastar tu tiempo como de verdad te gustaría gastarlo.

Por supuesto esto no quiere decir que a partir de ahora tengamos que decir siempre que No a todo lo que nos piden, simplemente habremos aprendido a que tomemos la decisión que tomemos lo hagamos a nuestra voluntad. Este es un pequeño paso que nos permitirá ser más dueños de nuestras vidas.

1 Comentario

  1. En esta vida tomanos decisiones sean acertadas o erróneas, a veces se pueden corregir, otras no, pero hay que tirar para adelante, cuando una persona me ofrece un cubata (yo no bebo alcohol) la digo, no gracias, no bebo. Nunca hay que tener vergüenza a decir si o no, hay que contestar, si yo no contesto la persona que me ofrece el cubata, pensara, este tío es un mal educado, sinvergüenza y subnormal.

    zaida cantera tubo el valor de decir no soy puta, mi capitán, pero si su capitán la hubiera dicho a ella! Eres señorita? Ella hubiera contestado, si mi capitán, vergüenza seria que no contestase, diría su capitán, esta es una subnormal, mal educada y corta.

    Yo como chico si una chica se declara a mi ya sea por móvil o cara a cara, siempre la contestare, nunca negare una respuesta correcta y educada siendo si o no, pero jamas se me ocurriría no contestarla porque un chico educado y correcto siempre contesta, vergüenza para mi seria no darla una respuesta, y ella pensaría, estoy tratando con un sinvergüenza y subnormal.

    Cuando una persona no sabe decir si o no y no contesta, para mi es una persona que no vale para nada, y es un sinvergüenza y mal educado.

    El móvil puede ser la comunicación vía whatshap o llamada, si a mi una chica no me da una respuesta sea por sms o llamándola, esa mierda de tía ya no es objeto de deseo, le niego mi amistad, y si la veo, no la conozco.

    Saber decir ante una pregunta de una persona si o no, no es ninguna vergüenza, es educación, vergüenza es no contestar.

    En mi vida he dicho si y no a chicas, pero siempre he contestado ya sea por móvil o cara a cara.

    Si una chica no me contesta un si o no, yo no tengo nada que perdonar a una sinvergüenza y mal educada y como no es nada en mi vida, que voy a perdonar? Ella a su vida y yo a la mía. Sin rencores.

    Dios es muy sabio y siempre dice nunca hay mal que por bien no venga, una chica que no te convenía.

    Si ahora a mi me viene una tía que jamas me contesto, la contesto diciendo que poca vergüenza tienes, ahora te das cuenta de lo cerda que quedastes, como pasa el tiempo y ya sabes que no, y de amistad nada porque no eres nada en mi vida.

    Como chico se poner los huevos encima de la mesa y no soy el señor amigable, yo no tengo nada que confesarme a Dios porque nunca he hecho nada malo a nadie.

Dejar respuesta