¿Te propones nuevos logros en tu vida, pero no sabes cómo hacerles un seguimiento eficiente para que realmente puedas llegar a completarlos lo antes posible y así enfocarte en nuevos propósitos? En este artículo te daremos la solución a tus problemas, ya que te explicaremos cómo alcanzar lo que te propongas con los Objetivos SMART´s.

Primero que nada, debemos empezar por entender la diferencia entre los Objetivos y las Metas, ya que son definiciones que se pueden confundir con mucha facilidad y es importante dominarlas para todo tipo de proyectos, tanto para el lugar donde trabajas, como para tu vida personal.

Entendemos por Metas a las acciones o tareas que debemos realizar para alcanzar algo que trasciende a ellas, es decir, el terminar alguna en particular, no nos lleva a conseguir aquello que realmente queremos y que es la causa primera de todas nuestras acciones. Por lo que el Objetivo es la causa final de cualquier proceso, conjunto de acciones o actividades que realizamos, este viene integrado de un conjunto de metas y para ser alcanzado depende de cada una de ellas.

Por ejemplo, si fuéramos un runner y quisiéramos quedar entre los 10 primeros de una maratón, dentro de 6 meses, éste podría ser nuestro objetivo, pero como metas podríamos tener: correr 16 Km dos días a la semana, además tener una dieta saludable, tomar mucha agua, mejorar nuestra resistencia, entre otras. Cada una de ellas será necesaria e incluso determinante para alcanzar nuestro Objetivo Final, sin embargo cumplir alguna por separado, no nos lleva a alcanzar aquello que nos propusimos y que es la causa primera de nuestras acciones.

Los objetivos de una persona o un equipo de trabajo deben cumplir con las siglas SMART, por eso hoy te explicaremos su significado e importancia.

Los Objetivos SMART

1. Específicos

El objetivo que nos planteemos debe ser específico, de manera que podamos comprobar fácilmente si lo conseguimos o no, sin que sea demasiado genérico como para dudar. Por ejemplo: si nos propusiéramos mejorar nuestra salud, no podríamos determinar concretamente qué querríamos conseguir. El objetivo podría ser, hacer 1h de ejercicio diario o bajar/subir 3Kg durante el próximo mes.

2. Medible

El objetivo debe ajustarse a criterios de medición factibles, es decir, debemos poder medir en qué medida lo hemos alcanzado o no. Siguiendo con el mismo ejemplo, si habláramos de hacer 1h de ejercicio diario, podríamos saber con facilidad si lo completamos en un 100%, si sólo lo cumplimos 3 días de cada semana o incluso si llegamos a superarlo. De esta manera cuándo nos replanteemos el siguiente objetivo, tendremos que tomar en cuenta nuestros pasados resultados y adaptarlos, es decir, si se nos hizo muy fácil incrementar la dificultad o bajarla en caso contrario.

3. Alcanzable

Los objetivos que nos propongamos deben ser alcanzables, es decir, que trabajando de manera eficiente puedan ser alcanzados, con los medios y herramientas que están en nuestra disposición actualmente. Se deben fundamentar en nuestra realidad y no ser fruto de una fantasía o simple ilusión.

4. Retador

Por otro lado el objetivo debe significar un reto, debe llevarnos a un sobre esfuerzo, de manera que sea alcanzable y a la vez, sea necesario trabajar duro para conseguirlo. De esta manera no nos limitaremos a ser conformistas y superaremos nuestros propios límites continuamente. Deben estar orientados a los resultados.

5. Tiempo

Además el objetivo que nos planteemos debe tener una fecha límite para su cumplimiento, de lo contrario podemos pasar años trabajando, sin llegar a ninguna parte. Debemos saber cuándo nos propusimos terminarlo y el tiempo debe ser prudente, para que realmente podamos lograrlo. Es decir, se debe saber explicar el por qué del tiempo fijado, para que sea retador y a la vez alcanzable.

Objetivos Smart

Si aplicas las siglas SMART a todos los objetivos que te propongas en tu vida personal o junto con tu equipo de trabajo y además sabes separar, de modo eficaz, cada objetivo en diferentes metas o sub objetivos, podrás mejorar tu productividad y la de tus compañeros, te sentirás mejor con tus esfuerzos y podrás conocer tus resultados. Cuando no alcances tu objetivo no te desmotives, simplemente ten en cuenta que quizás la dificultad era muy grande y debes reducirla al replantearlo, o debes tener un mayor nivel de implicación, para la próxima vez que lo intentes.

Si te gustó este artículo, compártelo con tus amigos a través de nuestras redes Facebook, Twitter o Google + y cuéntanos tu experiencia. Por último recuerda que “Se alcanza el éxito convirtiendo cada paso en una meta y cada meta en un paso” C.C. Cortéz.

Imágenes: Joseph Cote e Ylenkuz

2 Comentarios

  1. […] Los objetivos deberán ser “SMART” y además pasar por dos filtros: adecuarse al plan estratégico de la empresa, ser coherentes con éste y no significar un cambio de dirección, luego debe adecuarse al presupuesto y recursos disponibles, es la única forma de que se puedan llevar a cabo de manera exitosa. Éste aspecto es muy importante ya que el Plan Estratégico de la Empresa debe tener en cuenta todas las áreas con sus respectivos planes y todos deben ir alineados para alcanzar los objetivos generales de la compañía, además no se pueden planificar acciones o estrategias que no puedan llevarse a cabo debido a cuestiones económicas. […]

Dejar respuesta