Ya sabes que cuando cortas una fruta a los pocos minutos esta se oxida y comienza a oscurecerse cogiendo un tono marrón. Esto pasa sobretodo en manzanas, peras y plátanos.

Este efecto se denomina oxidación precisamente porque es el oxígeno del aire quien al mezclarse con los fenoles (compuestos químicos) de la fruta causa esta coloración.

Agua con miel para conservar mejor la fruta

¿Qué podemos hacer para detener la oxidación de la fruta de manera eficaz? Uno de los mejores remedios es cubrirla por agua con miel.

El proceso es muy sencillo: Llena un pequeño bol de agua y añádele dos cucharadas de miel. Remueve un poco la mezcla e introduce la furta que desees conservar. Simplemente poniendo durante unos minutos la fruta en esta mezcla, nuestra fruta aguantará más de 8 horas sin oxidarse después de haberla sacado.

La miel detiene el proceso de oxidación porque tiene un compuesto químico que impide la reacción química de los fenoles con el oxígeno.

Ahora con este truco podrás disfrutar de la fruta cortada por mucho más tiempo.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here