No siempre es fácil mantener la alegría y el buen humor. Somos seres emocionales; y muchas veces nuestro ánimo es como una montaña rusa. Tan pronto está arriba como baja en picado. Sobretodo, cuando existen factores externos que no podemos controlar y nos hacen sentir mal. Estas situaciones nos generan pensamientos negativos que no hacen más que empeorar nuestro estado de ánimo.

Pero, ante situaciones adversas, debemos conseguir sonreír y dejar que el malestar pase lo antes posible. Aprender a cambiar nuestra manera de pensar puede ser la solución a nuestros problemas. Adiestrar nuestra mente hacía el pensamiento positivo e incorporar estos pensamientos a nuestra vida cotidiana. Esto es todo un proceso de aprendizaje que depende exclusivamente de tu fuerza de voluntad. No es imposible. Podemos ser felices si realmente queremos conseguirlo. Sentirse bien por dentro es esencial para nuestra salud tanto física como mental. Por eso desde Modo Eficaz os ayudaremos a desarrollar este pensamiento positivo.

Adiestra tu mente hacia el pensamiento positivo

positivismo, positivo, alegría, modo eficaz, sonrisa, alegría

1. ¡Sonríe, que es gratis!

“Una sonrisa en mi rostro no significa la ausencia de problemas si no la habilidad de ser feliz por encima de ellos.” Esta es sin duda, una de las mejores reflexiones que he leído. Muchas personas creen que sonriendo no son fieles a sus sentimientos porque por dentro se sienten mal. ¿Pero qué ganamos estando tristes? Realmente nada. Sólo empeoramos nuestro estado de ánimo y alejamos a la gente de nuestro alrededor. Una sonrisa es magnética. Atrae el positivismo y la alegría. Te retroalimenta y te da vida.

Personalmente, me gusta rodearme de gente positiva y sonriente. Sabiendo que tanto la alegría como la tristeza es contagiosa, ¿quién elige contagiarse de tristeza?. Necesitamos más sonrisas que llenen nuestro día a día. Y sólo tú puedes elegir cómo quieres sentirte. Tú eliges tu estado de ánimo. Pregúntate por las mañanas: ¿cómo quiero estar hoy: positivo o negativo?. Tienes dos alternativas: si eliges estar negativo, tan sólo entrarás en tu circulo vicioso de tristeza y angustia, pero si por el contrario, eliges estar positivo, aportarás más energía a tu mente y harás que la gente de tu alrededor se sienta a gusto contigo. Sabiendo esto, ¿Cómo quieres estar?, ¿Negativo?, ¿No verdad? Entonces, ¡Sonríe, que es gratis!

2. Cuando quieres todo lo que tienes, tienes todo lo que quieres.

Hay que ser conscientes de todo lo que tenemos, empezando por la vida, que no es poco. Sin olvidar la familia, los amigos, el hogar, la salud, los alimentos, el amor, el trabajo… Sea la que sea la situación que estés viviendo, no olvides lo que tienes. Ni todo lo que has conseguido hasta ahora. Agradécelo, de corazón. No se trata de conformismo, ni de pensar que otros están peor (porque mal de otros… consuelo de tontos). Se trata de NO olvidarnos de las cosas buenas de la vida. Es un error que muchos cometemos; fijarnos sólo en lo malo, y convertir lo bueno en invisible. Hay que cambiar eso para ser una persona positiva de verdad. Así te sentirás más alegre, y te darás cuenta que aunque no puedas conseguirlo todo, eres afortunado por aquello que SÍ has conseguido.

3. Poder decir adiós, es crecer.

Como decía el músico argentino Gustavo Cerati, “poder decir adiós, es crecer”. Porque a veces la vida nos arrebata aquello que tanto queremos: personas que nos dejan, sentimientos que mueren, derrotas u oportunidades que dejamos escapar. Ante estas situaciones lo mejor es aprender a decir adiós. A aceptar que lo has perdido y seguir adelante con la misma energía. Es doloroso, pero aceptando las cosas tal y como vienen, aprenderás a vivir el momento. Y quién sabe si tu futuro te depara cosas maravillosas que harán que tu dolor deje de existir; Personas que llegan y te llenan, nuevos sentimientos, nuevos retos, nuevas oportunidades, etc. Hay que ser positivo y pensar que todo irá bien.

4. Trata de ser realista: ni optimista ni pesimista.

Paul Samuelson nos hizo una muy buena reflexión: ¿Ser positivo? ¡Sí! Pero sin ser iluso, con los pies en la tierra. Asegúrate que tus objetivos puedan alcanzarse. Añade una pizca de realidad a tu positivismo. Nada en exceso es bueno. Ni ser muy negativo ni muy positivo. La clave está en el término medio. Si siempre tenemos la esperanza de que algo suceda seguro, podemos sentirnos decepcionados.

5. Prueba cosas nuevas.

Toma la vida como un aprendizaje constante. Es muy bueno cambiar nuestras actitudes y la rutina diaria. Un modo de crecer como persona y aprender cosas nuevas. Establecernos nuevos retos y metas hará que nos sintamos más realizados y positivos. Conocer nuevas personas, nuevos ambientes y perspectivas, te pueden aportar nuevas ideas a tu vida, y quizá empezar a vivirla de otra manera.

6. Quiérete a ti mismo.

Antes recibir amor de otras personas, primero debes aprender a sentir amor por ti. La mejor herramienta para sentirse feliz y positivo es aceptarse y quererse a uno mismo. Cuando sientas esa confianza en ti, te llenarás de pensamientos positivos y a su vez, atraerás las buenas energías a tu alrededor.

“El que puede cambiar sus pensamientos puede cambiar su destino” Stephen Crane.

2 Comentarios

  1. me encanta este artículo, felicidades a la autora, esta muy bien escrito. Hace poco perdí a mi madre y leer cosas así la verdad es que te llena de vida. Muchas gracias.

    • Hola Alex,
      Me alegra servirte te inspiración y te agradezco las felicitaciones. Te mando mucha fuerza y positivismo para que superes este duro momento. No olvides que nadie muere mientras permanece vivo en nuestro corazón. ¡Ánimo amigo!

Dejar respuesta