Las primeras citas son siempre una incógnita, nunca sabes a ciencia cierta cómo se van a desarrollar. Hay muchas expectativas en juego por ambas partes y existen las mismas posibilidades de llevarse una gran sorpresa que de pegarse una buena decepción.

A pesar de ello, existen algunos trucos que te ayudarán a que todo fluya correctamente. No importa si eres un novato/a en esto de las citas o todo un veterano/a, en ningún caso querrás ser tú la razón de que la cita fracase.

Recuerda que la primera cita puede ser la primera de muchas o la última de una fugaz relación.

9 trucos para una primera cita perfecta

1. Prepárate para cualquier situación.

Como ya hemos dicho antes, las primeras citas son siempre una sorpresa. Por este motivo debemos estar preparados para cualquier situación. El abanico de posibilidades es muy amplio y por ello estar prevenidos siempre nos ayudará a afrontar con éxito cualquier alternativa. Además, siempre debemos tener un plan B por si las cosas no salen como esperábamos.

Imagínate esta situación: La cita va de maravilla y decidís acabar la noche en tu casa. ¿Tienes la casa limpia y recogida para dar una buena impresión? Deberías estar preparado para esta situación.

O si por el contrario la no va nada bien, debes encontrar la manera de cortarla antes de que vaya demasiado lejos. Ten preparado un plan de escapatoria cuidado y elegante que no dañe moralmente a la otra persona.

2. Vístete bien pero cómodo/a.

A todo el mundo le gusta deslumbrar a su pareja en la primera cita. No se puede negar que la apariencia es un factor que entra rápidamente por la vista y establece una primera sensación sobre la otra persona.

Debes tener cuidado con cómo te vistes, está muy bien deslumbrar pero siempre con un mínimo de comodidad. ¿Una corbata que no te deja respirar? ¿Unos tacones que no te dejan andar? ¿Una americana que te va pequeña y te hace moverte como un robot? ¿Un vestido que continuamente se te sube mostrando más de lo que desearías? Hay que tener cuidado con estos detalles.

3. Elige un plan divertido antes de cenar.

Si vais a cenar la noche de vuestra primer cita es conveniente buscar un plan divertido antes de la cena. Este plan servirá para romper el hielo y evitar silencios incómodos cuando estéis sentados cara a cara.

Ofrécele a la otra persona varias alternativas para que pueda elegir una que también le guste.

4. Selecciona un restaurante donde se pueda hablar sin ruidos ni distracciones.

Existen restaurantes tranquilos al alcance de todos los bolsillos. Un restaurante con una atmósfera íntima, sin ruidos ni distracciones, te permitirá conocer mejor a la otra persona y no sufrir interrupciones innecesarias.

Por supuesto evita restaurantes de comida rápida, cenas de grupo o con la música muy alta.

5. Ten cuidado con el alcohol.

El vino suele ser un habitual de las primeras citas. Da un toque elegante a la velada y además las pequeñas dosis de alcohol ayudan a perder la vergüenza y endulzar las conversaciones.

Pero hay que tener cuidado, sobretodo si no acostumbras a tomar alcohol. Podemos confiarnos y beber más de la cuenta pero cuando el alcohol suba de golpe a nuestra cabeza desearemos no haberlo hecho. Bebe despacio y con el estómago lleno.

6. Sonríe y mira a los ojos.

La sonrisa es un buen indicador de que las cosas están funcionando. Si sientes que todo va bien no escatimes en sonrisas, harán que la otra persona se sienta mejor y que se pierdan los nervios rápidamente.

Mirar a los ojos también es importante, dentro del lenguaje no verbal, evitar el contacto directo de las miradas es un símbolo de timidez, nervios, disimulo o incluso mentira.

7. Muéstrate como de verdad eres.

Suena a cliché, pero debes ser tú mismo/a. Tarde o temprano te acabarán descubriendo tal y como eres de verdad. Además, pasar toda una cita fingiendo ser otra persona es un reto sólo apto para buenos actores. Si lo haces y además lo haces mal, darás una mala imagen a tu cita.

8. Cede a la otra persona el protagonismo.

Cede a tu pareja el protagonismo. A todos nos gusta sentirnos por un momento el centro de atención y parecer interesantes. Deja que hable, hazle preguntas, presta atención y diviértete con sus anécdotas. Ambos os sentiréis más cómodos si compartís el protagonismo de la cita.

9. No vayas demasiado rápido.

Puede que la cita esté funcionando a las mil maravillas y que los dos os sintáis cómodos y a gusto, pero ten cuidado, no cometas el fallo de ir demasiado rápido.

Pese a que no hemos encontrado un estudio sobre ello, el porcentaje de citas que acaban mal por culpa de la última media hora debe ser altísimo. Tenemos que ir despacio. Decirle a alguien que le quieres en la primera cita o intentar tener sexo sin que la otra persona de muestras de quererlo también puede hacerte parecer desperado/a y necesitado/a.

Calcula tus movimientos, fíjate en los detalles que te pueden dar pistas de lo que la otra persona quiere sin mostrar tus cartas, actúa con precaución y sobre todo ten un poco de paciencia.

Déjanos un comentario más abajo si quieres compartir con nosotros algún consejo que utilices siempre.

 

Imagen: Guian Bolisay

"Navarrico" de nacimiento asentado en Barcelona. Apasionado de la tecnología, el marketing, los viajes, el cine y las series de TV. Compagino mi trabajo con la escritura de artículos para blogs, y aunque parezca mentira, todavía me queda tiempo para disfrutar del resto de mis aficiones. Mi última creación blogger personal es Supercurioso.com, si sientes curiosidad te invito a que la visites.

Dejar respuesta