Muchas veces empezamos la semana, pese haber tenido un finde tranquilo, y aún así, seguimos cansados. Y es entonces a partir de ahí, cuando empezamos a cogerle manía a los lunes y a compartir fotos que ponen a parir al pobre día que inicia la rutina nuestra semana.

Debes saber que la culpa no es de los lunes, ni mucho menos, ni de tu jefe, sino tuya. Hay ciertas rutinas que llevamos a cabo, que por falta de tiempo o pereza, nos hacen estar más cansados. ¿Quieres saber cuáles?

1. Beber poco

Según los expertos, el beber poca agua nos hace estar algo más fatigados, ya que nuestra sangre se espesa y disminuye su flujo, al producirse esto, nuestro organismo funciona más lentamente. Así que, no hagas que tu cuerpo te pida agua, ten siempre a mano una botella pequeña de agua y ves bebiendo durante el día, tu jornada laboral o mientras estas sentado en el sofá.

2

2. El caos

La rutina comporta un alto rendimiento de nosotros y hace que dos días de fin de semana, si los tenemos, no sean suficiente. Los expertos también señalan que, la gente que necesita de una alta producción diariamente, puede ser más eficaz siempre que su entorno de trabajo esté ordenado o su organización está al punto, ya que sino lo tienes todo atado, perderás mucha energía en buscar cosas que te harán quedarte más tiempo trabajando.

5

3. La cena

Y no solo las cenas, sino todas las comidas que tenemos durante el día. El hecho es que, los ingleses tienen el horario ideal. Comer a las 12, merendar a las 3 y cenar a las 7 no es tan mala idea.

Lo bueno de la dieta mediterránea es que, normalmente no son comidas demasiado copiosas (a no ser que se trate de un plato de lentejas por la noche), aún así, nuestro horario de cena, no nos permite muchas veces conciliar bien el sueño. Así que intenta, al menos cenar 2 horas antes de irte a dormir, sino quieres estar dando vueltas en la cama toda la noche. Y si no tienes hambre aún a las 8 de la tarde, ¡intenta adelantar tu horario de comidas!

2

4. El desayuno

¿Por qué te saltas la comida más importante del día? ¡Empezar la rutina con un buen desayuno es lo que te ayudará a tener fuerzas y enfrentarte al lunes! Tómate el tiempo que necesites para desayunar, de veras es un momento imprescindible en todo el día, como afrontes tu desayuno, afrontarás tu día. Si crees que no te da tiempo, levántate algo antes o cómetelo por el camino, pero lleva al menos una fruta y una tostada, ¡el café ya lo puedes hacer en la oficina!

3

5. El perfeccionismo

Deja de sentir la necesidad de tenerlo todo perfecto o de querer conseguirlo todo. El estar atento de conseguir las cosas y focalizar demasiado la atención en algo, hace que no disfrutemos o no nos permitamos momentos de relax. Si no consigues algunas metas, es muy probable que te provoquen cierta frustración y con ello, tengas más sensación de cansancio.

4

6. El hierro

Es probable que el hierro sea uno de los motivos por los cuales te encuentres más fatigados. Somos lo que comemos, ya lo hemos dicho en más de un post. Es por esto que debes de tener muy en cuenta aquello que comas. ¡Un buen trozo de carne o un platazo de lentejas solucionarán el asunto!

2

7. Trabajar en tus días libres

Sabemos que no trabajas de la misma manera pero, el chequear tu correo electrónico pone en riesgo el burnout (síndrome de estrés). Desenchúfate de verdad y dedícate tiempo para descansar y evadir la mente. A la vuelta del lunes, te sentirás mucho más productivo, creativo y efectiva.

3

8. La cafeína

Muchas veces creemos que el café será nuestro superman para combatir nuestro cansancio y la verdad es que, es el mayor error. Muchos estudios demuestran que hasta tres tazas de café al día son buenas, pero el uso de la cafeína incorrectamente causa graves alteraciones en nuestro ciclo de sueño. La cafeína bloquea, ya que se acumula, la adenosina (lo que nos ayuda a dormir).

1

Fotografías:  Eneas De Troya

Preguntándome sobre el mundo desde el siglo pasado, decidí estudiar Publicidad y Relaciones Públicas para poner en práctica posibles respuestas. Con el síndrome del viajero crónico y amante del aprendizaje, lleno mi vida con pequeñas cosas que hacen significantes mis días.

Dejar respuesta