¿Consideras que eres una persona que lleva una vida sana? Si no estás seguro o si crees que tus hábitos están lejos de ser saludables, este artículo es para ti. A veces queremos vivir de una manera un poco más sana pero no sabemos por donde empezar. En este artículo te cuento 7 consejos que ayudarán a tu salud, pruébalos, ¡tu cuerpo te lo agradecerá!

7 Trucos para ser una persona Super-Sana

Beber agua y mantenerse hidratado

Muchos médicos aconsejan tomar por lo menos 2 litros de agua diarios, pero no quiero darte una cantidad concreta, creo que la cantidad de agua que debemos beber depende mucho de nuestra constitución, metabolismo y actividad física diaria.

Mi consejo es que bebas tanta agua como puedas (dentro de unos límites razonables), todas las reacciones químicas que se realizan en nuestro cuerpo necesitan un medio acuoso para que se produzcan correctamente, por eso es tan importante mantenerse hidratado. Además te ayudará a evitar dolores de cabeza, enfermedades urinarias, estreñimiento o inclusos irritaciones de garganta y tos. Por si eso no fuera poco, está demostrado que beber abundante agua ayuda a calmar la sensación de hambre.

Controla el alcohol que bebes

No voy a negar que una “cerveza fresquita” en verano con los amigos es uno de los mayores placeres de la vida, pero una cosa es eso y otra muy distinta es emborracharse cada fin de semana a base de mojitos o cubatas.

Con el alcohol ocurre justamente lo contrario que con el agua: El alcohol deshidrata nuestro cuerpo y es por ello que cuando nos pasamos de beber, al día siguiente, nos duele la cabeza y nos sentimos mal. En ese momento nuestro cuerpo se encuentra deshidratado y la composición química de nuestra sangre se encuentra desnivelada y es entonces cuando tienes que recurrir a una de las 10 formas científicamente probadas de evitar la resaca.

Además de eso, el alcohol tiene muchas calorías y nuestro hígado tiene que trabajar duro para procesar el alcohol que lo acaba convirtiendo en grasas para nuestro cuerpo.

Mastica tus calorías

Hay gente que cuando tiene hambre, en lugar de comer algo que le pueda saciar, recurren a beber “algo bien cargado” como un super-capuchino con caramelo, chocolate y nata. Todas estas bebidas están muy cargadas de calorías y puestos a ingerir calorías es mejor comerlas que beberlas.

Está demostrado que masticar ayuda a generar una sensación de saciedad que el beber no consigue. Es decir, mientras masticamos le estamos enviando señales a nuestro cerebro diciendo que ya no tenemos más hambres y por lo tanto no comeremos tanto. Además como consejo adicional, por este mismo motivo, es interesante que mastiquemos los alimentos lo suficiente, a veces cuando tenemos hambre tendemos a “engullir” casi sin masticar.

Haz ejercicio

¡Está bien! Este truco no es nuevo, estamos más que cansados de escucharlo pero no podía faltar en esta lista. A pesar de que puedas estar muy ocupado a lo largo del día siempre debes encontrar un momento para hacer un poco de ejercicio ya sea corriendo por el parque, practicando un deporte o entrenando en un gimnasio. Tú decides…

Mantente activo

Este consejo es diferente al de arriba, mantenerse activo no quiere decir que estés constantemente haciendo ejercicio. Mantenerse activo significa moverse y no pasar 12 horas al día en una silla de oficina o en un sofá. Hay algunos sencillos hábitos que te pueden ayudar a mantenerte activo sin requerir mucho esfuerzo y que a la larga te harán notar buenos resultados, como por ejemplo:

  • Sube por las escaleras en vez de coger el ascensor.
  • En el trabajo levántate cada hora, estira y da un pequeño paseo hasta la fuente de agua. (Además de mantenerte activo, te evitará dolores de espalda y ayudará a conservar una buena vista si trabajas en frente de un ordenador).
  • Da un pequeño paseo después de cada comida.
Entérate de lo que comes

He de reconocer que hasta hace poco no miraba en los envases de comida la composición de cada alimento, pero desde que lo hago he descubierto que muchas de las cosas que consideraba sanas o medio-sanas, no tenían nada de sanas.

Mirar la información alimenticia que deben llevar todos los productos envasados es una buena forma de enterarse de lo que uno come. El desconocimiento en muchas ocasiones nos hace actuar de manera negligente y acabamos comiendo mucho más de lo que debemos o peor de lo que debemos simplemente porque no sabeos que lo estamos haciendo.

Prueba durante un par de semanas cuando vayas a hacer la compra a comparar varios alimentos y a descubrir las diferencias abismales que existen entre algunos de ellos, poco a poco te irás acostumbrado a los datos y serás capaz de detectar a simple vista lo que te conviene y lo que no.

No olvides ser feliz

Con un ritmo de vida tan rápido y exigente se nos olvida en muchas ocasiones disfrutar de la vida. No debemos olvidarnos de las cosas que nos hacen felices, como practicar nuestros hobbies, disfrutar de la familia o ven un partido de fútbol con los amigos. Siempre debemos encontrar todo el tiempo que podamos para disfrutar, de otro modo la vida no tendría mucho sentido.

También tenemos que ser indulgentes de vez en cuando y “saltarnos a la torera” estas normas saludables. Si comes adecuadamente durante toda la semana por qué no darse un capricho el fin de semana y comer algo que realmente nos gusta y en abundancia. O si un domingo nos apetece pasarnos todo el día en casa viendo películas y comiendo palomitas. ¿Por qué evitarlo? ¡Qué no se te olvide ser feliz!

Si te ha parecido interesante este artículo no te pierdas el artículo: “5 Ideas para sentirte feliz y motivado por las mañanas” , un artículo que te ayudará a comerte las mañanas.

Imagen: Samantha T.

"Navarrico" de nacimiento asentado en Barcelona. Apasionado de la tecnología, el marketing, los viajes, el cine y las series de TV. Compagino mi trabajo con la escritura de artículos para blogs, y aunque parezca mentira, todavía me queda tiempo para disfrutar del resto de mis aficiones. Mi última creación blogger personal es Supercurioso.com, si sientes curiosidad te invito a que la visites.

Dejar respuesta