Aquellos que sufráis los comentarios ajenos sobre vuestra memoria es sinónimo de irresponsabilidad o ser un descuidado, no os preocupéis porque desde Modo Eficaz os traemos algunos trucos para ir entrenando la memoria.

El cerebro no deja de ser un órgano más del cuerpo que se parece a los músculos. Hacemos el símil con ellos básicamente porque éste también se entrena para coger forma. Es por este motivo, que la única forma de poder lidiar con él, es proponiéndole retos nuevos que hagan que no se acostumbre a hacer lo mismo de siempre.

Olvidar las llaves dentro de casa, las cosas que se tenías que comprar y no apuntaste en la lista, los nombres, las citas… No, no estas bajo una resaca severa, ni una amnesia transitoria, se trata de algo mucho más simple. Sigue leyendo y descubre cuáles son los _ más eficaces para combatir el olvido!

1. Utiliza mnemonics

Igual que un ordenador, nuestro cerebro almacena la información parecida a los datos con códigos binarios y recuperar toda esa información de una manera rápida. La mnemotécnica usa exactamente esta característica y te ayuda a almacenar la información en un código específico, permitiéndole recordar al cerebro de un modo eficaz.

Si crees que la cosa está difícil, no lo creas. Cuando utilizas mnemónica, usarás una simple abreviatura para recordar la información. Para hacer esto necesitarás imágenes ya conocidas, datos, olores y otras cosas para poder unir datos viejos (ya almacenados en tu cabeza) con unos nuevos. Por ejemplo: el significado de casa en tu cabeza es un lugar para residir, pero también puedes asociar esta imagen o percepción junto a otras palabras como apoyo, seguridad o aguantar algo.

La mnemónica puede utilizarse no solo con una palabra sino con muchas más hasta el punto de ir construyendo frases, solo tienes que entrenar tu imaginación y trabajar en ella para poder mejorar la técnica y recordar con más facilidad.

sueño6

2. Aprende algo nuevo

La memoria es como un coche: si no la utilizas, se acaba estropeando. Para mejorar la memoria y ayudar a tu cerebro a centrarse en algunas cosas, aprende algo con la máxima frecuencia que puedas. “No te irás a dormir, sin haber aprendido algo nuevo”, cítate esta frase día a día para recordar que debes de aprender cosas nuevas para refrescar la memoria. No hay ninguna receta para una larga vida pero, dicen que la gente que tiene más esperanza de vida es aquella que aprende cosas con frecuencia (aparte de tener una dieta sana). Utilizan la memoria constantemente. Aprende a bailar, un nuevo idioma, un nuevo juego… Cualquier cosa bastará para mejorarla y aprender nuevos skills.

sueño5

3. Duerme suficiente

El cuidado de tu mente activa mejora la función del cerebro pero, necesitamos tener horas mínimas de sueño para que, toda aquella información que hemos ido recopilando durante el día, se almacene de correcta manera durante la noche. Es como si el cerebro hiciese una especie de back-up, con toda la información durante las horas de reposo. Por eso antes de irse a dormir, es bueno hacer memoria en lo que has hecho durante el día o lo que has estudiado con anterioridad, etc.

Los interruptores cerebrales de la parte de adquisición de almacenaje, durante la fase de REM, clasifica todos los acontecimientos a partir de aquel día y los une junto a otros recuerdos y conocimientos que ya tenías. Los expertos de la Universidad de Berkeley, estudiaron el proceso de pérdida de memoria en personas mayores y encontraron que una de las cosas que más afectaron, fue la falta de buen sueño.

Así que haz caso a los expertos, permítete dormir durante 8 horas al día y mantén hábitos de vida saludables. El mejor modo de recordar información es durmiendo bien, y ¿a quién no le gusta soñar?

sueño1

4. Evade tu mente

Ir a pasear, jugar o evadirse un rato de la rutina, son métodos que todo especialista recomienda para poder mantener activa tu memoria. Teóricos de la Universidad de Michigan, aprobaron que ejercicios como pasear en la naturaleza, jugar o ir a tomarse un café y leer un rato, aumentaban hasta un 20% más nuestra capacidad de retención.

En la forma en la que nuestra cabeza reposa y se evade, le sirve para poder relajarse. ¿Verdad que cuando estamos saturados y nos tomamos un respiro, luego estamos mejor? Pues imaginaos a la cabeza, el órgano fundamental para nosotros, si le damos un break a tanto pensamiento.

sueño3

5. Sé social

Socializar es bueno para tu cerebro, ¿no lo sabías? Este mismo hecho, nos pone de buen humor. Nunca subestimes el poder de una buena conversación aunque no sea tan interesante como querrías. Una simple quedada de amigas para cotillear o una quedada de amigos para echar una cerveza, puede mejorar nuestra memoria, dado que esto estimula diferentes partes de nuestro cerebro. Para mantener una buena memoria, necesitas mantener las conexiones interneuronales activas.

sueño2

6. Acupuntura

La acupuntura ha sido utilizada en la medicina china durante siglos con unos excelentes resultados en diferentes áreas, así que no te sorprenda si crees que esto también mejora la memorización. Cada parte de tu cuerpo, está atravesada por nervios y canales de energía. Puedes estimular esos puntos con la ayuda de pequeñas agujas o presionándolos con tus dedos. Para estimular tu memoria o recuperar recuerdos, presiona tus sienes con cuidado (porque es una zona exageradamente sensible) durante un par de segundos. Esto, aunque parezca tontería, te ayudara a liberarte del stress que no necesita tu cerebro y recordar dónde pusiste tus llaves del coche.

sueño7

7. Utiliza el sentido del olfato

Los perfumes no solo son buenos por la buena olor que nos dejan sino porque ellos siempre nos ayudan a recordar cosas. El aromaterapia es una de las formas más comunes para mejorar nuestra memoria. Hay infinidad de estudios que han probado su eficacia: Saint Louis University School de Missouri es el lugar donde se han hecho numerosas pruebas de testeo para comprobar su efectividad. Normalmente atribuimos un aroma a un recuerdo y es eso lo que nos hace almacenarlo en la memoria.

sueño4

 

Fotografías: Toni BlayFlores y Plantas, Flavio Bastos Amiel, Miguelángel Guédez

Preguntándome sobre el mundo desde el siglo pasado, decidí estudiar Publicidad y Relaciones Públicas para poner en práctica posibles respuestas. Con el síndrome del viajero crónico y amante del aprendizaje, lleno mi vida con pequeñas cosas que hacen significantes mis días.

2 Comentarios

  1. Buen articulo e interesante, lo pondre en practica debido a que no soy muy bueno con la memoría.

    Saludos desde México.

Dejar respuesta