A todos nos ha pasado en más de una ocasión el abandonar una tarea, actividad o propósito sin haber acabado. ¿El gimnasio? ¿Un idioma? o quizás ¿Una carrera universitaria? ¡No te preocupes! No eres el único en abandonar algo así.

En este artículo te presentamos 7 técnicas que te ayudarán a no abandonar en tu próximo proyecto o propósito. Por supuesto también necesitarás fuerza de voluntad para conseguirlo.

7 Técnicas para no abandonar lo que te propongas

1. Utiliza un calendario

A veces nos proponemos un objetivo pero no establecemos cuándo vamos a llevarlo a cabo. Por ejemplo, pongamos que queremos aprender inglés y no nos marcamos unos días determinados para hacerlo. Seguramente cada una de las jornadas de estudio la vayamos retrasando y dejándola para otro día por no tener establecido una fecha determinada.

Tener un calendario (físico) en el que podamos marcar las tareas que tenemos que hacer cada día y además tachar los días que las hayamos cumplido, nos ayudará a hacer un mejor seguimiento de nuestra actividad. En el caso de aprender inglés podríamos marcar los Lunes y los Miércoles para aprender el temario y los Viernes para ver una película en Inglés. Cada día que cumpliéramos con esta agenda deberíamos marcarlo en el calendario para así motivarnos a seguir haciéndolo.

2. Encuentra el propósito

A veces nos marcamos objetivos que no tienen un propósito claro y la falta de ese propósito final nos desmotiva y nos hace más fácil el abandonar. Por ejemplo, siguiendo con el caso anterior está claro que nuestro objetivo es aprender Inglés, pero lo que hay que preguntarse es ¿Cuál es nuestro propósito?

Por ejemplo nuestro propósito podría ser encontrar un trabajo, o poder viajar comunicándonos sin ningún problema, o quizás irnos a vivir al extranjero. Teniendo en cuenta nuestro propósito será más fácil poder alcanzar nuestro objetivo.

3. Rodéate de gente que lo haya conseguido

Si te rodeas de gente que ya ha conseguido cumplir ese objetivo antes a ti también te resultará más fácil. Si por ejemplo estás intentando dejar de fumar, el conocer y rodearte de gente que ha podido dejar de fumar en algún momento de su vida, también facilitará que tu lo hagas.

Ellos te darán una motivación extra, te permitirán entender que tu objetivo está dentro de tus posibilidades y te podrán aportar su experiencia y consejos para que el camino sea más fácil.

4. Divídelo en etapas

Dividir un gran objetivo en pequeñas etapas siempre es una gran ayuda. Hacer esto nos ayuda a ver más claramente el avance que seguimos y nos dará pequeños logros de los que podremos alegrarnos y en los que veremos un extra de motivación.

6. Enseña a otras personas

Si a la vez que estás aprendiendo inglés, también enseñas inglés a otras personas (aunque sea un nivel inferior) conseguirás afianzar tus progresos. Tomar ese rol de tutor te ayudará a convertir tu meta en una tarea más seria y pasarás de necesitar motivación a ser una persona que de motivación a sus alumnos.

Además está demostrado que cuando una persona es capaz de enseñar a otras, quiere decir que ha interiorizado mejor unos determinados conocimientos o habilidades.

7. Establece un premio

Por si los puntos anteriores no fueran suficientes, también puedes establecer un premio por alcanzar la meta que deseabas. Imagínate que tu meta es adelgazar con el propósito de vivir de manera más saludable. Una de las cosas que podrían darte una motivación extra sería regalarte un viaje a un lugar que quieras visitar una vez alcances el peso que estabas buscando.

Los premios pueden variar dependiendo de lo complicado que resulte alcanzar la meta. También puedes establecer pequeños premios para cada una de las etapas del proceso.

Esperamos que este artículo te haya parecido interesante y que puedas ponerlo en práctica con tus siguientes objetivos. ¿Qué otras acciones te motivan para seguir luchando por ellos? Déjanos un comentario y sigue el debate con nosotros en las redes sociales.

Dejar respuesta